Tribuna Roja Nº 1, Julio de 1971

EDITORIAL: ¡LUCHEMOS POR UNA POLITICA PROLETARIA!

LAS LUCHAS DEL PUEBLO COLOMBIANO

Han sido muy variados y positivos los acontecimientos ocurridos en Colombia durante el primer semestre del año. La tendencia predominante es el auge de las luchas populares contra el imperialismo yanqui y sus aliados, la gran burguesía y los grandes terratenientes.

Los acontecimientos principales son los siguientes:

Los campesinos sin tierra organizaron centenares de invasiones simultáneas a las posesiones de los grandes terratenientes. El resurgir del movimiento campesino repercutió hondamente y colocó en primer plano la enconada lucha que se da en el campo colombiano entre las inmensas mayorías de campesinos explotados y oprimidos y los terratenientes apoyados y protegidos por el gobierno. La lucha de los campesinos dejó al descubierto la farsa de la llamada reforma agraria oficial y puso en evidencia el hecho de que la auténtica reforma agraria que requiere el país para salir del estado de atraso en que se encuentra depende fundamentalmente del grado de organización, unidad y decisión de combate de las masas campesinas. Lo más importante de destacar es que la base del conflicto en el campo es la tierra, hoy en manos de los grandes terratenientes y por la cual luchan los campesinos desposeídos, y este conflicto va adquiriendo formas cada vez más violentas.

VIVA LA REFORMA REVOLUCIONARIA DE LA UNIVERSIDAD

Las organizaciones firmantes de esta declaración hacen público su respaldo a la juventud y a los estudiantes de Colombia que, desde hace más de cuatro meses y en todo el país, vienen adelantando un valeroso y masivo movimiento sin precedentes en nuestra historia.

La importancia de este movimiento consiste especialmente en que ha ubicado a sus verdaderos enemigos, a los enemigos del pueblo colombiano: el imperialismo yanqui y sus lacayos, la gran burguesía y los grandes terratenientes; y contra ellos ha marchado en formación de combate, apuntando y dando en el blanco certeramente. La claridad en el objetivo y la decisión de lucha han hecho posible que en esta batalla participen ampliamente los universitarios de toda Colombia, los estudiantes de secundaria, los profesores y sectores progresistas de las directivas universitarias, y que el movimiento recoja el respaldo incondicional de los obreros, de los campesinos y del resto del pueblo.

OTRO ATRACO AL PUEBLO

Complaciendo servilmente a las compañías petroleras norteamericanas que saquean nuestro petróleo, el gobierno de Pastrana decretó el reajuste del dólar petrolero y el aumento del precio de la gasolina. Esta es una prueba más de que la política oficial del gobierno colombiano la traza el imperialismo yanqui. Para satisfacer las condiciones de los préstamos de los organismos financieros norteamericanos, el gobierno se había comprometido desde el pasado 21 de abril a tomar tales medidas en la Carta de Intención enviada al llamado Fondo Monetario Internacional. Con profunda preocupación e indignación ha recibido el país este nuevo desfalco a los escasos recursos de los colombianos.

GRAN LUCHA REVOLUCIONARIA DE LA JUVENTUD

Las masas estudiantiles, reconociendo nítidamente a los enemigos del pueblo colombiano, han emprendido y persistido durante 1971 en una prolongada y formidable lucha contra el imperialismo yanqui y sus lacayos, la gran burguesía y los grandes terratenientes. Esta lucha de la juventud expresa el avance revolucionario de las masas populares y, a su vez, constituye un gran llamado para el despertar de la conciencia anti-imperialista y antioligárquica. Es pues una batalla que interesa fundamentalmente al pueblo, una batalla por la instauración de lo nuevo y revolucionario: la cultura y educación nacional, científica y de masas, y por la derrota de lo viejo y reaccionario: la cultura y educación imperialista, idealista y oscurantista. Tal carácter convierte la actual lucha estudiantil en un hito de la revolución cultural de nueva democracia que precisa el pueblo colombiano para su liberación y en un destacado ejemplo para las masas oprimidas de América Latina.