Tribuna Roja Nº 102, febrero 24 de 2006

Editorial: LA IZQUIERDA PREVALECERÁ

Por Héctor Valencia, secretario general del MOIR

Conscientes de la profunda crisis nacional y convencidos de que la vía para la transformación de las estructuras económicas, sociales y políticas de Colombia sólo la encontraremos con el ejercicio pleno de la soberanía nacional y con la ampliación y profundización de la democracia, hoy cada vez más restringida, el Polo Democrático Independiente y las fuerzas que componen la coalición Alternativa Democrática (Frente Social y Político, MOIR, Unidad Democrática, Movimiento Ciudadano y Opción Siete) nos comprometemos a avanzar en el proceso de unidad de nuestras fuerzas sobre la base de este Ideario de Unidad que les presentamos a los colombianos y colombianas (Párrafo introductorio del programa político del Polo Democrático Alternativo, PDA.).

CARLOS GAVIRIA, VERDADERA OPCIÓN DE CAMBIO

Apartes de la semblanza escrita por David Jiménez Panesso, poeta y profesor universitario. Leída en el acto de presentación del Programa de Gobierno del doctor Carlos Gaviria.

Para trazar el perfil de Carlos Gaviria, como hombre público, intelectual y candidato a la presidencia de Colombia en representación de la izquierda democrática, nada más diciente que estas palabras, escritas por él como introducción a su ideario político: «Siempre he creído que las ideas son parte fundamental de la vida democrática. No puedo creer que podamos pensar los cambios que reclama la nación sin replantear¬nos con vigor el sentido de nuestras metas y aspiraciones colectivas. Tengo la convicción de que Colombia necesita pensar la política de otra manera; ejercerla a través de los medios de civilización y respeto que la humanidad entera busca anhelante. La ética, o, para decirlo de otra manera, la decencia pública, no es un adorno o sortilegio de la vida, sino que, por el contrario, expresa las realizaciones de la virtud ciudadana y la fuerza de la democracia, viva, actuante y participativa». Aquí está completo el retrato moral de Carlos Gaviria, con sus rasgos sobresalientes: la opción por la decencia y las formas civilizadas y respetuosas para enfrentar al adversario político, la defensa de la ética como inseparable compañera de la acción, la convicción de que la política exige ideas y que hay que pensarla para convertirla en metas colectivas. Cuando un político, en la coyuntura actual de la nación colombiana, afirma, y lo sostiene con su propio ejemplo, que la política también es cuestión de ideas y que en sus actos no puede prescindir de los principios éticos, algo está comenzando a cambiar, pues el espectáculo de la vida pública en el país, ha sido, desde hace mucho tiempo, todo lo contrario.

Programa de gobierno de Carlos Gaviria Díaz: CONSTRUYAMOS DEMOCRACIA, NO MÁS DESIGUALDAD

Bogotá, febrero 24 de 2006

Los colombianos y colombianas necesitamos y merecemos vivir mejor. El objetivo final de la política y del Estado debería ser conducir las decisiones, canalizar los recursos y enfrentar los conflictos y las dificultades sociales de manera que se logre garantizar el máximo bienestar a todos los ciudadanos y ciudadanas. La propuesta que de manera sintética presentamos a consideración del país, se orienta en esa dirección. No pretende ser una fórmula mila¬grosa o una verdad indiscutible sino una invitación a construir juntos un modelo de sociedad y de Estado que supere las injusticias, deficiencias y enfrentamientos acumulados en el pasado y haga posible encontrar caminos de solución, equidad y progreso.

MASIVOS APOYOS A CARLOS GAVIRIA

Bogotá, febrero 24 de 2006

De los artistas y escritores

En carta publicada por la prensa, Carlos Gaviria recibió el apoyo de más de ochocientos poetas, pintores, escritores, músicos, directores y guionistas de cine y televisión, dramaturgos, historiadores, caricaturistas, fotógrafos, periodistas y editores, encabezados por figuras de la prestancia de Juan Manuel Roca, Mario Rivero, Pepe Sánchez, Rogelio Echavarría, Rómulo Bustos, Nicolás Suescún, Santiago Mutis, Fernando Rendón, Rafael H. Moreno Durán (qepd), Rafael Gutiérrez Girardot (qepd), Óscar Collazos, Alfredo Molano, Reinaldo Spitaletta, Ricardo Cano Gaviria, Roberto Rubiano, Luis Fayad, Arturo Alape, Efraín Medina, Santiago García, Samuel Vásquez, Fabio Rubiano, Patricia Ariza, Rodrigo Sal¬darriaga, Antonio Samudio, Augusto Rendón, Pedro Alcántara, Fernando Oramas, Ángel Loochkartt, Felipe Arango, Lisandro Duque, Víctor Gaviria, Felipe Aljure, Ciro Guerra, Fernando Laverde, Carlos Mayolo, Jaime Barbini, Aristarco Perea, Jesús Abad Colorado, Arlex Herrera, Mónica Agudelo, Mauricio Miranda, Liuba H. Leap, Felipe Escobar, Patricia Hoher, Carlos Nicolás Hernández, Álvaro Camacho Guizado, Medófilo Medina, Carlos Vidales, Sergio De Zubiría, Nelson Fajardo, Carlos Sánchez y muchos otros.

FALLECEN DESTACADOS DIRIGENTES REGIONALES DEL MOIR EN RISARALDA Y QUINDÍO

Bogotá, febrero 24 de 2006

ALBEIRO OSORIO VARGAS

Por Fernando Restrepo

El 28 de diciembre falleció en el hospital San Jorge, de Pereira, Albeiro Osorio Var¬gas, tras soportar una penosa enfermedad. Albeiro se vinculó al MOIR desde muy joven y le sirvió al Partido y a la causa de los trabajadores y del pueblo con un espíritu abnegado y sin vacilaciones.

Fiel a las enseñanzas de Mosquera, fue ante todo un hombre valiente y de principios que no se arredraba ante lo difícil de las tareas. Sin desmayo, supo mantenerse firme hasta el final aun en medio de las inevitables dificultades personales.

JORGE ENRIQUE ROBLEDO EN EL ALMA DE LA NACIÓN

Por la redacción de TRIBUNA ROJA

Líder de las protestas cafeteras, las marchas campesinas y los paros agrarios, dirigente político y gremial, prolífico escritor y columnista, asesor de las ligas de servicios, arquitecto y profesor universitario, senador y tribuno, son algunas de las facetas de quien es hoy reconocido como una de las voces más preclaras en defensa de los intereses del país.

Hombro a hombro con los sectores populares

Fundada por Robledo hace ya 22 años, la Unión Cafetera Colombiana, posteriormente Unidad Cafetera Nacional –presidida por Fabio Trujillo Agudelo–, comenzó a granjearse la simpatía de los empobrecidos cultivadores al convocarlos a una serie de marchas de protesta que culminaron, en 1995, en el más grande paro cafetero de la historia colombiana. En él tomaron parte más de 151 municipios de diez departamentos y se logró la condonación de las deudas de cien mil pequeños caficultores.

¿LA IZQUIERDA DEBE SER DE DERECHA?

Por Jorge Enrique Robledo

Después de lo mucho que han dicho quienes no militan en el Polo Democrático Alternativo (PDA) sobre lo que ocurrió con su lista al Senado, vale la pena dar la versión de un miembro de la organización. Y explicar qué debe ser la izquierda democrática según quienes militamos en ella y no de acuerdo con lo que quisieran nuestros adversarios, porque el colmo sería aceptar que en el ajedrez de la política nacional algunos se arrogaran el derecho a mover las piezas de los dos lados del tablero.

En reunión de la Mesa de Unidad, la máxima dirección del Polo, María Emma Mejía presentó un documento de respaldo al Ideario Programático, a las normas organizativas y al mecanismo para seleccionar el candidato único a la Presidencia, compromiso que obtuvo, como era de esperarse, respuesta positiva de todos los asistentes. A los pocos días y con el aval de Lucho Garzón se planteó su aspiración al número uno de la lista al Senado, puesto para el que hubo otros candidatos: Gustavo Petro y Jorge Enrique Robledo. Luego, excluí mi nombre para facilitar el acuerdo, Petro obtuvo el respaldo mayoritario y María Emma decidió retirarse, postura que por unanimidad se le solicitó no adoptar. La decisión democrática de la directiva del PDA sobre el primero en la lista generó malestar en la minoría del Polo Democrático Independiente (PDI), que intentó cambiarla, pero a la postre acordó someterse.

LAS GRANDES MENTIRAS DE LOS GRANDES "GANADORES DEL TLC"

Por Aurelio Suárez Montoya

“El papel puede con todo”. Y con relación a los pronunciamientos públicos de importadores de productos agropecuarios, los funcionarios de empresas multinacionales, las empresas maquiladoras de confecciones y comercializadoras de oro y algunos de los grupos económicos más encumbrados y cercanos al presidente Uribe, quienes han suscrito grandes avisos de prensa instando a la firma inmediata del TLC, podría agregarse que mientras mayores los avisos, mayores las mentiras consignadas. Se trata de burdas reproducciones sintéticas a un alto costo de las columnas del comisionista Rudolf Hommes. Me referiré a cada una de las grandes falacias difundidas por estos “ganadores” del TLC.

BALANCE DE LAS NEGOCIACIONES DEL TLC CON ESTADOS UNIDOS

Por Enrique Daza Gamba

Cuando el 18 de mayo de 2004 se iniciaron las negociaciones del TLC con Estados Unidos, se nos dijo que el gobierno colombiano defendería los intereses nacionales, preservaría la unidad de la Comunidad Andina y de Latinoamérica y lograría un tratado diferente al aplicado a otros países, como los centroamericanos, México y Chile. Y que se había elaborado una audaz estrategia negociadora, que identificaba las líneas rojas que no se traspasarían.

Los antecedentes de otros tratados, al conocer el proyecto que Estados Unidos presentó, nos señalaron que el gobierno conducía el país a una trampa; que Estados Unidos no haría concesiones especiales y quería era vender sus excedentes; que quienes determinarían qué se negociaba, sobre qué texto y a qué ritmo eran ellos; que se negociaría toda la estructura económica del país y que estábamos ante la inminencia de ser anexados a la economía de la superpotencia. Que Estados Unidos quería todas las ventajas y que cada una de las pequeñas dádivas que dieran nos costaría sangre. Y, si fuera poco, que la diferencia de tamaño de las dos economías nos pondría en una situación desventajosa.

AVANCES DE LA RESISTENCIA EN AMÉRICA LATINA

Por Francisco Valderrama Mutis

El año 2005 ha sido nefasto para Bush, tanto en lo interno como en su política exterior. América Latina ha contribuido a que sus ingentes problemas se agudicen y se prolonguen en 2006. Desde el fracaso de reintroducir la discusión sobre el ALCA en la cumbre de Mar del Plata, a comienzos de noviembre de 2005, ha venido desencadenándose en la región una serie de hechos que marcan el fortalecimiento indiscutible de una tendencia de resistencia civil a la política de libre mercado.

En cada uno de nuestros países se mueven organizaciones que, con diversos grados de desarrollo, acumulación de fuerzas, posibilidades de movilización y comprensión del problema, se ponen al frente del malestar generalizado del pueblo ante la aplicación salvaje del neoliberalismo, con sus secuelas de miseria, pobreza, humillación, degradación de los derechos laborales, toma de las principales empresas por las multinacionales extranjeras, privatización de los sistemas de salud, educación y servicios públicos domiciliarios y quiebra de las economías nacionales. La aplicación por doquier de esta política ha logrado que los trabajadores y pueblos orienten el filo de su lucha a cambiar a los dirigentes y sustituir los programas de gobierno que han destruido la riqueza de sus naciones.