Tribuna Roja Nº 20, primera quincena de marzo de 1976

UNA VISITA AFRENTOSA PARA EL PAÍS

Declaración emitida por el Comité Ejecutivo Central del MOIR, el 20 de febrero de 1976, con motivo de la llegada a Colombia del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Henry Kissinger.

La llegada a Bogotá del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Henry Kissinger, anunciada para el próximo domingo 22 de febrero, es ciertamente un acontecimiento deplorable para Colombia. Jamás fue grato para la nación y el pueblo colombiano el arribo a nuestro país de los principales personeros del imperialismo norteamericano. Siempre que ha sucedido por uno u otro motivo, en esta o aquella ocasión, las visitas de altos funcionarios del gobierno estadinense o de hombres de negocios de la potencia del Norte, las masas trabajadores, el estudiantado y el resto de sectores patrióticos y democráticos han exteriorizado vehementemente su repudio e indignación por la presencia de quienes personifican la política de saqueo y opresión sobre las inmensas mayorías nacionales.

NOTAS EDITORIALES

El continuismo en aprietos

La alocución de López Michelsen del 20 de febrero último, dirigida al país a través de los canales de la televisión del Estado, es otra muestra clara de la catadura antinacional y antidemocrática del actual régimen. Tomemos, así sea para comentarlos brevemente, cuatro asuntos espulgados con especial interés por el presidente.

El primero atañe a algo que veníamos previniendo desde enero: que estas elecciones llamadas de “mitaca” se efectuarían en estado de sitio. El señor López despejó toda duda al respecto al anunciar categóricamente que por ningún motivo suspendería las medidas de excepción, con las cuales el gobierno lopista tortura al pueblo colombiano hace cerca de diez meses. Haciendo cuentas, el “mandato claro”, que se anunciaba a sí mismo como el más democrático de los regímenes, completa casi la mitad del tiempo que lleva transcurrido bajo el garrote del articulo 121 de la Constitución. Sin embargo, ufanándose de tolerante, el presidente de la coalición oligárquica antipatriótica informó que le había prometido plenas garantías a un “grupo de distinguidos opositores” que “vinieron a visitarme”. Se refería inequívocadamente a la comisión del Partido Comunista que en días pasados pidió audiencia en San Carlos para comunicarle de viva voz al Jefe del Estado las razones por las cuales ese Partido no concurrirá al Tribunal de Garantías, mientras se mantuviera el estado de sitio. Aprovechando la circunstancia, López Michelsen agregó en su discurso televisado que le había prometido al “grupo de distinguidos opositores” que “contaran con que el Presidente, personalmente, se encargaría de que sus derechos no fueran atropellados en forma alguna” (1). A pesar de la dulzarrona y filistea preocupación “personal” del presidente por el aludido grupo, lo cierto será que dentro del sistema de rigurosa limitación electoral de libertades publicas del articulo 121, impuesto a partir de mayo, la confrontación electoral no pasara de materializar una inicua comedia. Por encima de la hipocresía oficial las fuerzas revolucionarias echarán mano de cualquier oportunidad para llegar a las masas populares con sus tesis y proclamas, desenmascarar esta falsa democracia representativa de las oligarquías colombianas proimperialistas y educar al pueblo en la comprensión de que las libertades y los derechos democráticos los arrancaremos con el método de los genuflexos sino mediante la lucha consecuente que dispute a los opresores el terreno a palmo y medida por medida.

HONREMOS A LOS MÁRTIRES DEL PUEBLO 23 DE FEBRERO: BANDERA REVOLUCIONARIA

A las 10 de la mañana empezó a pitar la sirena de la fábrica. Paulatinamente las actividades de la factoría fueron deteniéndose. Al cabo de un rato, sólo se escuchaba el pesado ronroneo de los hornos giratorios del Klinker. La masa de trabajadores comenzó a congregarse en uno de los patrios de la empresa. En medio de un impresionante silencio se inició un mitin de quince minutos. Sólo se trataba de cualquier clase de mitin para los obreros de la fábrica de Cementos El Cairo, de Santa Bárbara 8Antioquia), ese lunes 23 de febrero de 1976.

Por su memoria comenzaban a desfilar, dolorosas y nítidas, las escenas de heroísmo y angustia, rabia y lágrimas acaecidas 13 años atrás, el sábado 23 de febrero de 1963, cuando 13 personas, entre obreros y gentes humildes del pueblo cayeron asesinadas, y decenas más gravemente heridas bajo la lluvia de balas disparadas a mansalva por el ejército.

26 DE FEBRERO DE 1971, OTRA JORNADA HEROICA

La conmemoración del quinto aniversario de la gran conmoción estudiantil que sacudió a Colombia en febrero de 1971 no puede ni debe ser una efemérides convencional. Tampoco es un episodio más digna y más noble la historia de Colombia. Dentro de esa larga secuencia de batallas desiguales y valerosas por una Patria mejor, el capítulo de 1971 tiene un significado especial. Es el momento en que la juventud estudiosa de Colombia, con una conciencia lúcida y precisa de su misión, se lanza a dar el combate frontal contra la penetración imperialista en la Universidad Colombiana; a rechazar el coloniaje cultural más insidioso, pérfido y sutil que todos los demás; a reivindicar los valores revolucionarios del pueblo colombiano atropellados, befados y mistificados por la intervención imperialista ; a desenmascarar a los abyectos acólitos criollos, sobre cuyos espinazos doblegados y manos medicantes pasan –altivos a la vez– los amos yanquis que les remuneran su enajenación de las riquezas materiales y culturales de la naciones oprimidas.

EL GOBIERNO PISOTEA INTERESES NACIONALES

Denuncia el dirigente petrolero Pedro Castilla Representantes de la Unión Sindical Obrera, USO, que agrupa a los trabajadores de la empresa estatal de petróleos, indicaron que es un hecho cumplido la desnacionalización de Ecopetrol en beneficio de la Texas Petroleum Company y de otras compañías norteamericanas, con la tolerancia cómplice del gobierno, e hicieron énfasis en que la llamada “reversión” de la Colombian Petroleum de Tibú, Catatumbo, es una vergonzosa comedia.

Pedro Castilla, secretario de información de la USO, señaló: “la desnacionalización de Ecopetrol es una realidad y se manifiesta, entre otros, en los siguientes hechos: de un lado, la actual administración ha sido puesta en manos de Villareal, Merendone, Del Castillo y Cabrales, anteriormente funcionarios de la Texas, y del otro, no hay continuidad en las políticas de perforación y explotación, que se han dejado en manos de las compañías extranjeras. Tampoco existen planes concretos de expansión de la empresa estatal”. Dijo el directivo que “todo el país está al tanto de las actuaciones oscuras del gobierno en materia de importación de gasolina, al precio del golfo de México, con el complemento, además, de permanentes y gravosas alzas mensuales, mientras que la Texas por su parte continúa exportando por Tumaco cerca de 22.000 barriles diarios”. Denunció Castilla que es manifiesta la intención de la Standard Oil Co. y de sus afiliados en Colombia, empeñadas en desnacionalizar el sector estatal de la rama petroquímica. El único responsable es el gobierno.

SINDICATO DE CAJA AGRARIA SE DESAFILIÓ DE UTC

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Caja Agraria, en su XVIII Asamblea General, a la asistieron 108 delegados en representación de 13.000 socios, se desafilió de la UTC, de la que fue uno de sus principales puntuales durante 18 años, mediante votación que arrojó un resultado abrumador: 104 votos a favor, 2 en contra y 2 en blanco.

El vicepresidente de la mesa directiva de la asamblea general, Héctor León Cortés, secretario de la seccional del Meta, indicó que la desafiliación era una necesidad sentida por las bases. Dijo que _ya en anterior oportunidad, la asamblea nacional del sindicato efectuada en junio de 1975, había tomado tal decisión, aunque entonces la UTC demandó el evento, encontrando en el ministerio pronto eco a sus propósitos. Ahora, en el segundo intento, los delegados se limitaron a expresar lo que tantas veces han pedido las bases. Y aunque las camarillas demanden de nuevo, la realidad es evidente y nadie podrá desconocerla_.

APROBADO PARO EN CARRETERAS NACIONALES

“El gobierno de López ha presentado una propuesta ‘clara’: a través del Ministerio de Obras Públicas le transmitió a la comisión negociadora conjunta de Fenaltracar y Sinaltramopcar, el pasado 12 de febrero, que ‘no habría aumentos salariales para los trabajadores de carreteras nacionales’. Hasta nos exigió que retiráramos el pliego. ¿De esta manera es que quiere el gobierno abrirle camino a la llamada ‘estabilización de la economía’? Las bases obreras han respondido lo contrario y la comisión negociadora no dará un paso atrás”. Así lo indicó a TRIBUNA ROJA Jorge Eliécer Mantilla, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de Carreteras, Fenaltracar. El dirigente sindical señaló asimismo que “contamos ahora con dos armas: la participación activa de 13.000 obreros en las negociaciones, a través de mítines y numerosos actos de protesta, a la que se suma la total unidad entre las tres organizaciones sindicales en que se agrupa nuestro sector, incluidos los empleados del Ministerio”.

EL PARO EN MINHACIENDA: MOTÍN A BORDO CONTRA LÓPEZ

Desde el 16 de febrero y durante 15 días, 14.000 empleados del Ministerio de hacienda realizaron asambleas permanentes para presionar al gobierno por el cumplimiento del acuerdo firmado en marzo de 1.975 y exigir el reintegro y libertad de los compañeros despedidos o detenidos en el curso del combativo movimiento. Es una muestra más del despertar de los trabajadores estatales, que escogieron el camino de la lucha y no están dispuestos a trasegar por el atajo del conformismo y el silencio.

Origen del conflicto. Luis Fernando Cárdenas, secretario de prensa del sindicato, a Tribuna Roja: “En el mes de marzo de 1975 se firmó un acuerdo entre el Ministerio de Hacienda y nuestra organización. Contempla una reclasificación de cargos o aumento salarial, estabilidad, incorporación de los supernumerarios y puntos relativos a vivienda, descongelación de las cesantías, becas de estudio y otros. El sindicato nombró un comité de vigilancia, previendo que el gobierno no cumpliría. En efecto, dos meses después de la firma, el Ministerio negó que hubiera arreglo alguno alrededor de la reclasificación de cargos con el aumento de que ‘no se pueden hacer más aumentos’. De esta manera, el que había sido pactado no se hizo efectivo. Las violaciones de ahí en adelante fueron continuas’.

DECENAS DE MILES DE BANCARIOS DISPUESTOS A VENCER

En rotundo rechazo a los tribunales de arbitramento obligatorio, 15.000 trabajadores de los Banco Popular, Cafetero y Central Hipotecario realizaron en todo el paros un paro el 20 de febrero y continúan adelantando acciones masivas, que han encontrado del régimen lopista como única respuesta, la detención de numerosos dirigentes y el allanamiento de los lugares de trabajo.

El gobierno ha ofrecido una ridícula oferta del 15% en salarios y utiliza como arma exclusiva la represión abierta contra el movimiento. Los empleados bancarios de las tres entidades semioficiales, agrupados en el CIBAN, anunciaron que si el gobierno ilegaliza el paro, responderán con movilizaciones de masas aún más amplias.

PAROS ESCALONADOS EN EL AGUSTÍN CODAZZI

El 24 y 25 de febrero, 2.300 empleados y técnicos del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, en 21 secciónales, realizaron paros de solidaridad con los trabajadores de la administración de Impuestos, y, en Bogotá, centenares de activistas se hicieron presentes en la sede principal del Ministerio de Hacienda, entidad a la que está adscrito el Instituto. José Miguel Caro Díaz, presidente del sindicato, confirmó el carácter solidario del paro, pero indicó que el movimiento buscó también presionar “la solución del pliego de peticiones, así como garantizar el cumplimiento del anterior acuerdo, que el Geográfico está desconociendo”.

0 | 10