Tribuna Roja Nº 3, noviembre de 1971

Editorial: EL PUEBLO APLASTARÁ LA VIOLENCIA OFICIAL

Cuando las clases explotadoras dominantes recurren a la violencia como único medio para controlar la situación, la revolución se pone al orden del día. Colombia he entrado en un período histórico en el que estallan por todas partes los conflictos de clase. Los campesinos invaden las fincas de los terratenientes en procura de un pedazo de tierra, los obreros se levantan y demandan mejores condiciones de vida y de trabajo, los estudiantes y maestros paralizan los planteles educativos reclamando una educación nacional, científica y de masas. El pueblo se rebela contra la explotación y la miseria. Para todas estas exigencias no hay más que un trato, una respuesta, una solución: la violencia oficial.

BANCARROTA ECONÓMICA YANQUI: LA CRISIS MONETARIA CAPITALISTA AGUDIZA LA LUCHA CONTRA EL IMPERIALISMO

Dificultades insuperables afronta el imperialismo yanqui. Los Estados Unidos han llegado a un verdadero atolladero. Multitud de problemas convergen a la vez, colocando a la economía norteamericana en una honda crisis de características muy particulares y sin antecedentes en la historia de los Estados Unidos. Las expresiones más sobresalientes de esta crisis son: baja constante de la producción, aumento acelerado del desempleo, estancamiento en el mercado interno, creciente incremento de los precios, balanza comercial desfavorable, enorme déficit presupuestal, pérdida considerable de las reservas de oro, devaluación del dólar, y grandes deudas internas y externas. Como se ve, la actual crisis de los Estados Unidos es a la vez una crisis económica y una crisis financiero-monetaria, y es el resultado natural del desarrollo del capitalismo monopolista norteamericano. La crisis del imperialismo yanqui es también producto de la política de agresión y guerra llevada a cabo desde hace muchos años por los distintos gobiernos de los Estados Unidos contra los pueblos y naciones del mundo.

CONCEPCIÓN MARXISTA DEL PROBLEMA AGRARIO

Víctimas del doble yugo del imperialismo yanqui y de los terratenientes, los campesinos colombianos se debaten en la explotación, el atraso y la miseria.

Según estadísticas oficiales, un millón trescientas cincuenta mil familias campesinas poseen 6.300.000 hectáreas, mientras que 18.200 propietarios poseen 10.200.000 hectáreas, o sea que el 94.5 por ciento de los propietarios tiene el 28.6 por ciento de la tierra y el 1.3 por ciento el 46.4. Desde el punto de vista de la tenencia de la tierra, estos son los dos polos fundamentales de la contradicción en el campo colombiano.

Sin embargo, y de acuerdo con las mismas estadísticas, la contradicción es mucho más aguda, ya que un millón de campesinos pobres posee solamente un millón trescientas mil hectáreas. En el otro extremo de la contradicción, hay 636 grandes terratenientes poseedores de siete millones de hectáreas. En promedio, cada uno de estos grandes terratenientes posee más de 11.000 hectáreas, cuando cada familia campesina tiene menos de una hectárea y media para subsistir, sin contar los centenares de miles de asalariados agrícolas que no tienen tierra en absoluto.

CONSTRUYAMOS UN PARTIDO AUTÉNTICAMENTE COMUNISTA: APROBARON OBREROS DEL MOIR EN PLENO DE ANTIOQUIA

Han transcurrido escasos dos años desde cuando es esta misma ciudad de Medellín y junto al Bloque Sindical Independiente de Antioquia, obreros y representantes de todas las ramas de la producción y procedentes de todo el país, apoyados por campesinos, estudiantes, intelectuales y trabajadores de la cultura, aprobaron y juraron defender la Declaración Política del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario. Fue el Primer Encuentro Nacional del MOIR, acontecimiento de gran trascendencia para el desarrollo de la lucha de clases en Colombia.

La trascendencia de este acontecimiento consiste en que los sectores más avanzados del proletariado colombiano se unieron en el firme propósito de sacar adelante la causa obrera. Se partía de un hecho fundamental y de una gran verdad: la clase obrera es la fuerza más consecuentemente revolucionaria de la sociedad colombiana, la única capaz de organizar, educar y movilizar al pueblo colombiano en la lucha por la liberación nacional y las transformaciones democráticas, primero, y luego por la conquista del socialismo. Sin embargo se miraba también la situación, no menos real, por la que atraviesa la clase obrera colombiana, oprimida, dividida, dispersa, aletargada en su gran mayoría por la influencia nefasta de la política de las clases dominantes y sin un partido que la aglutine y la conduzca al asalto del Poder.

BATALLA EN EL FRENTE CULTURAL

El 12 de septiembre pasado tuvo lugar en Manizales la sesión inaugural del 4° Festival Latinoamericano de Teatro Universitario. Concurrieron como invitados algunos de los más promovidos intelectuales y artistas “progresistas” del continente, y por nuestro país, los grupos artísticos pseudo-revolucionarios y “autoridades” revisionistas con Enrique Buenaventura a la cabeza. De esta forma, el imperialismo y el gobierno pretendían darle a tal acto antipopular y reaccionario una apariencia democrática.

A la hora de la instalación, existía cierta expectativa en el lujoso teatro “Los Fundadores”, dado que el grupo que se presentaría representaba a la Asociación nacional de Teatro Universitario (ASONATU), que venía haciendo repetidas críticas al carácter imperialista del evento. Los estudiantes de ASONATU consideraban, en efecto, que la lucha contra el Festival era un combate más del movimiento estudiantil colombiano contra la cultura y educación neocoloniales.

IMPORTANTE TRIUNFO DE LA ADE: LA ORIENTACIÓN REVOLUCIONARIA DEL MAGISTERIO NACIONAL SE ABRE PASO

En agosto y septiembre de este año, miles de maestros de la Asociación Distrital de Educadores, ADE, con el respaldo de las masas de padres de familia y estudiantes, propinaron una aparatosa derrota a las negras aspiraciones del gobierno y la reacción para destruir esa combativa organización. Durante 28 días los maestros de Bogotá efectuaron numerosas y revolucionarias concentraciones, manifestaciones y mítines, lanzándose a las calles a denunciar la persecución y las maniobras dirigidas por el gobierno de Pastrana contra la ADE y sus dirigentes y activistas revolucionarios.

El 12 de agosto, la administración distrital, reprimió con sevicia y salvajismo una pacífica manifestación de maestros que protestaba por el incumplimiento de los acuerdos pactados con la ADE. Operando con sus títeres infiltrados en el movimiento magisterial, y con la íntima colaboración de los oportunistas de todo tipo, el gobierno calificó la justa protesta de los maestros de “asonada maoísta” y de “infiltración de fuerzas extremistas” en el sindicato. Creyendo llegada la oportunidad de destruir a la ADE y de desalojar a sus dirigentes y activistas revolucionarios, la Secretaría de Educación Distrital y el Ministerio del Trabajo sancionaron a varios dirigentes y suspendieron su personería jurídica.

DISCURSO DE CHINA EN LA ONU

El siguiente es el texto del discurso pronunciado en la ONU el 15 de noviembre pasado por el camarada Chiao Kuan-jua, jefe de la Delegación de la República Popular China al 26° período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. En este discurso se formula la posición revolucionaria proletaria frente a la actual situación internacional.

Señor Presidente, señores representantes:

Ante todo, permítanme en nombre de la delegación de la República Popular China agradecer a usted, señor Presidente y a los representantes de numerosos países, la bienvenida que nos han ofrecido.

LA CLASE OBRERA RECHAZA TRIBUNAL NACIONAL DE ARBITRAMENTO

El gobierno de Misael Pastrana, fiel a su compromiso de golpear al pueblo, se agrega un nuevo galardón del imperialismo yanqui por el Proyecto de Ley que, sobre la creación de un Tribunal Nacional de Arbitramento, presentó al congreso el ministro Villazón de Armas.

Con este proyectado Tribunal, la contratación colectiva queda definitivamente sujeta a la decisión unilateral del Gobierno y los patrones. Significa la culminación de un acelerado proceso de eliminación en la legislación laboral colombiana de derechos conquistados por la clase obrera en duras y prolongadas batallas.

En 1964, cuando entró a regir el Decreto 528, solamente tenía carácter de obligatorio el arbitraje en los servicios públicos, como etapa final en la discusión de los pliegos de peticiones que hubiesen pasado por arreglo directo y conciliación.

AVANZA LA LUCHA DEL PROLETARIADO

El sindicato y los trabajadores de Paños Vicuña de Medellín lograron una importante victoria al derrotar un arbitrario e ilegal pacto colectivo, después de casi dos años de lucha abnegada y valerosa.

El 26 de junio de 1970, el Ministerio del Trabajo prorrogó unilateralmente por dos años el laudo arbitral vigente, cuando el sindicato presentaba de nuevo el pliego de peticiones que había sido retirado en febrero del mismo año, después de 38 días de huelga, con el fin de evadir el contrapliego patronal y el tribunal de arbitramento. Con esta medida, el gobierno, violando las leyes laborales, sentó un funesto precedente para la clase obrera, en ningún momento aceptado por los trabajadores de Vicuña.

HISTORICO AVANCE DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL: DERROTA DE LA REACCIÓN Y EL OPORTUNISMO

Las elecciones estudiantiles efectuadas el 16 de noviembre pasado en la Universidad Nacional de Colombia terminaron con un espléndido triunfo del estudiantado colombiano y de la causa revolucionaria. Por aplastante mayoría, la lista de los Comités de Base, integrada por los compañeros Uriel Ramírez y Carlos F. Simancas como principales y Juan J. Arango y José J. Rudas como suplentes, obtuvieron los dos puestos del estudiantado en el consejo universitario. En las elecciones las masas reconocieron de manera inapelable que la orientación trazada, la lucha desplegada sin descanso y el trabajo paciente y constructivo de la Juventud Patriótica (JUPA), fueron revolucionarios y acertados.