Tribuna Roja Nº 32, Bogotá, mayo de 1978

PERSISTAMOS EN LA LUCHA

El 26 de febrero las fuerzas revolucionarias colombianas libraron una de las batallas más recias y abnegadas contra la oligarquía vendepatria. Ciertamente fue una escaramuza electoral, pero no por ello dejo de ser una confrontación sin tregua ni cuartel. El Frente por la Unidad del Pueblo, a pesar de su corta existencia, demostró que tiene solidez, clara visión y bríos suficientes para realizar cuanto se proponga en pro de los explotados y sojuzgados de Colombia.

Los guarismos electorales, no tan alejados de los estimativos hechos por la dirección nacional del FUP nos alertan nuestra línea de conducta, porque somos combatientes de primera fila de las clases más avanzadas y aguerridas de la sociedad colombiana, y porque nuestros enemigos, aunque contabilizan un efímero triunfo, no han logrado salir del atolladero en que se encuentran.

ALTIVA JORNADA DE TRABAJADORES OFICIALES

600.000 maestros y trabajadores del Estado, afiliados a Fecode, al Cite y a Fenaltrase, paralizaron el 18 de mayo los Ministerios y demás establecimientos oficiales, en una jornada sin precedentes en la historia sindical del sector público.

El combativo cese fue la respuesta de los asalariados a recientes decretos del gobierno, dictados dentro de la Reforma Administrativa. Los trabajadores realizaron mítines frente a las dependencias y quemaron efigies de altos funcionarios. En el resto del país el paro resultó igualmente exitoso.

Además de Fecode, tomaron parte también otras organizaciones que militan en el Comité Nacional de Solidaridad, como los sindicatos del Ministerio de Hacienda y del Instituto Geográfico Agustín Codazzi. 2.500 trabajadores de la Registraduría Nacional, encargada del proceso electoral, suspendieron asimismo labores el 18 de mayo para exigir la solución del pliego de peticiones. El Consejo Nacional Sindical, conformado por UTC, CTC, CSTC y CGT, respaldó el movimiento.

BOMBA EN SEDE DEL MOIR

El MOIR fue objeto en Medellín el 18 de mayo de un aleve atentado. Provocadores no identificados colocaron a las puertas de su sede una bomba de alto poder, que desmontaron agentes del DAS. El artefacto, cuyo detonador explotó, pero que por fallas mecánicas no logró ser accionado, consistía en una fuerte carda de nitroglicerina.

Las intentonas terroristas de la reacción no conseguirán su propósito de amilanar a los moiristas

INDIGNACIÓN GENERAL POR ALZA DEL TRANSPORTE

Más de medio centenar de buses y vehículos oficiales incendiados y miles apedreados es el balance de la masiva cadena de protesta, suscitada en todo el país desde la misma noche del pasado 3 de mayo, cuando el gobierno decretó, por segunda vez en menos de un mes, alzas en el transporte urbano. Trabajadores y estudiantes se lanzaron a la calle a expresar su condena a la arbitraria medida y han convulsionado los últimos días del gobierno de López Michelsen.

Durante la primera semana de vigencia de las nuevas tarifas, las labores nocturnas de la capital del país se vieron prácticamente suspendidas por las manifestaciones. En Calí, donde la lucha ha sido muy enconada, hasta bombas molotov estallaron en el propio despacho de la Alcaldía. En Medellín, un estudiante fue muerto y otros dos heridos a bala, cuando participaban en las demostraciones de descontento popular. Acciones similares se han desarrollado en Neiva, Valledupar, Sincelejo, Bucaramanga, Ipiales y otras poblaciones.

EDITORIAL: LAS ELECCIONES DE 1978

Comentaristas oficiosos de las más variadas vertientes insisten en que el saldo de las elecciones del 26 de febrero entraña un cataclismo para la izquierda. Fuera de la escasa votación registrada por los partidos ajenos a la rancia coalición liberal-conservadora, a tal balance coadyuva el hecho de que como ninguna de las parcialidades en pugna puede reclamar el reconocimiento de una victoria convincente, la reacción y el oportunismo se consuelan especulando acerca de los modestos avances de las corrientes revolucionarias.

Aunque Turbay le propinó una paliza inmisericorde a su correligionario, el ex presidente Lleras Restrepo, su faena careció de la efervescencia liberal de antaño y estuvo tiznada por el repudio que producen entre las gentes del común los métodos turbios de la escandalosa compra de votos y de la descarada utilización del aparato gubernamental.

EN NICARAGUA: SUBLEVACIÓN POPULAR CONTRA LA TIRANÍA

En más de cuatro meses de heroicos combates, resistiendo a una sanguinaria represión, el pueblo nicaragüense ha puesto a tambalear el régimen del tiranuelo Anastasio Somoza Debayle, cuya familia administra su país desde hace 43 años como si se tratara de una de sus haciendas privadas.

Jamás la dictadura somocista había tenido que enfrentar una rebelión de tanta magnitud como la que se desencadenó el pasado 10 de enero, a raíz del asesinato del periodista y dirigente democrático Pedro Joaquín Chamorro, ametrallado en las calles de Managua por sicarios de “Tachito” Somoza. Las masas denunciaron el crimen indignadas, apedrearon los cuarteles de la Guardia Nacional e incendiaron las instalaciones de varias industrias pertenecientes a la familia presidencial, así como de empresas norteamericanas.

SE REAVIVA LUCHA ESTUDIANTIL

Fieles a su combativa tradición de lucha, estudiantes de las más diversas regiones del país han protagonizado durante el presente año valerosas batallas contra el régimen.

En Calí, el 7 de marzo se organizaron actos de rechazo en numerosos planteles ante la violenta represión que el día anterior se había ejercido contra estudiantes de la Universidad del Valle y de varios colegios de la ciudad, quienes manifestaban su descontento por la carencia de equipos y el lamentable estado de los laboratorios de la Facultad de Ciencias Biológicas, problema éste que vino a sumarse a los graves conflictos académicos y administrativos de la educación secundaria en Cali. Fueron detenidos más de 150 compañeros y alrededor de 30 resultaron heridos, dos de ellos a bala; Carlos Tello y Horacio González. Al día siguiente fue asesinado por un agente del F-2 el estudiante Juan David Álvarez Eheverry.

REANUDAD LA CAMPAÑA: EL FUP SE APRESTA PARA LA BATALLA DEL 4 DE JUNIO

El candidato presidencial del Frente por la Unidad del Pueblo, Jaime Piedrahita Cardona, y los dirigentes José Jaramillo Giraldo, Carlos Bula Camacho, Otto Ñañez y César Pardo Villalba integraron la comitiva nacional que desde el 31 de marzo viene recorriendo el país, en desarrollo de la campaña electoral del FUP.

Hasta el momento, el candidato de los oprimidos ha presidido más de 60 actos públicos en los siguientes departamentos: Nariño el 31 de marzo al 3 de abril; Cauca, del 4 a l 6; Valle, del 7 al 10; Quindío, del 11 al 13; Risaralda, del 14 al 15; Caldas, del 16 al 18; Tolima, del 20 al 21; Meta, del 22 al 23; Cundinamarca y Bogotá, del 26 al 28; Huila, del 29 al 30.

MÁS DE 600.000 VOTOS A FAVOR DEL FRENTE

Los resultados de los comicios del pasado 26 de febrero, que con tanto despliegue y con tanta algarabía han destacado los voceros de los poderosos, mostraron nítidamente la profunda crisis en que se debate la coalición liberal – conservadora gobernante. Tal como estaba previsto, las elecciones últimas se constituyeron en el carnaval de la compra de votos, el despilfarro de fondos públicos para financiar campañas de politicastros, del caciquismo y de la coacción sobre las masas de electores, todo con el patrocinio del régimen lopista. Los grupos de los partidos tradicionales que no contaron con el soporte del Estado perdieron la contienda, como ocurrió con el pastranismo y el llerismo.

¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO!

Acto conjunto de las cuatro Centrales y el sindicalismo independiente

40.000 personas desbordaron la Plaza de la Gobernación de Bogotá, el 1° de Mayo, para conmemorar el día Internacional del Proletariado. El grandioso acto fue convocado conjuntamente por el Consejo Nacional Sindical, integrado por las cuatro Centrales, y el sindicalismo independiente, agrupado en el Comité Nacional de Solidaridad. Tanto en la capital como en el resto del país, la clase obrera proclamó, a una voz, su decisión de conquistar la liberación nacional y el socialismo.

La combativa celebración se inició en La Hortúa, a las 10 a.m., con un multitudinario desfile. Decenas de sindicatos afiliados a las Centrales avanzaron por la Carrera Décima, con las banderas desplegadas, seguidos por Fecode, Sintracreditario, Sittelecom, Aceb, el Comité Intersindical del Distrito y otras movilizaciones independientes. Marcharon después, cerrando la imponente movilización, los partidos revolucionarios y de la posición. La ANAPO, el MOIR, los MNDP, los CDPR y la URC, integrantes del Frente por la Unidad del Pueblo, se hicieron presentes en la jornada unitaria, encabezados por Álvaro Bernal Segura, Carlos Bula Camacho, Otto Ñañez, Marcelo Torres, Avelino Niño, Miguel Gamboa y Nicolás Valencia, dirigentes nacionales del FUP. Tomaron parte en el desfile, además, la UNO, el PST y la URS.

0 | 10 | 20