Tribuna Roja Nº 32, Bogotá, mayo de 1978

"UNIDAD DE PRINCIPIOS, SIN EXCLUSIONES Y CON DEMOCRACIA INTERNA"

(Discurso de Edgar Dussán (Extractos)))

Cada año, la celebración del Primero de Mayo constituye una demostración imponente y multitudinaria. Quedaron atrás las épocas en que la burguesía y el gobierno pretendían desfigurar esta fiesta de los explotados con actos carnavalescos y ruines. Esto ha cambiado por completo. Hoy la reacción ha militarizado las ciudades de Colombia y se esconde atemorizada tras sus guardias porque el proletariado sale a la calle, masivamente, con sus insignias de combate, a tributar el más emocionado homenaje a los mártires de Chicago.

Presentes en el Paro Cívico

DERROTADAS PRETENSIONES PATRONALES

El 10 de mayo, horas antes de la iniciación de un paro indefinido en el que se disponían a participar más de 14.000 trabajadores, la Caja Agraria se vio forzada a suscribir con el sindicato una nueva convención colectiva, que solucionó 22 de los 30 puntos del pliego de peticiones. Nueve días antes, la empresa había roto las negociaciones y exigido la convocatoria de un tribunal de arbitramento.

Según Rafael Conde, el Sintracreditario derrotó las pretensiones patronales tras cuatro meses de intensas movilizaciones. Dijo que la Caja Agraria buscaba el levantamiento de los fueros sindicales de varios miembros del comité ejecutivo, y quería la anulación de la asamblea sindical que eligió a la actual directiva. Denunció igualmente el despido de más 1.200 trabajadores en un lapso de cinco meses. Con base en la convención recientemente suscrita, la entidad bancaria desistió de los procesos judiciales y se comprometió a no tomar represalias contra los activistas que apoyaron los ceses de actividades del 13, 25 y 28 de abril, declarados ilegales por el Ministerio de Trabajo.

VICTORIOSA HUELGA DE INTERNOS Y RESIDENTES

Con el reintegro de 27 residentes e internos del hospital de San José de Popayán y la financiación de 55 grupos de postgrado en Medellín, Cali y Cartagena, culminó triunfalmente la lucha librada por ANIR en los primeros meses del año.

Un encuentro de trabajadores de la salud, reunido en Bogotá los días 10, 11 y 12 de marzo, hizo un balance de las experiencias huelguísticas y convocó a los asalariados al combate contra las medidas demagógicas de López en el campo de la asistencia pública, en especial contra el llamado Plan Nacional de Salud, la Reforma Administrativa, el Programa de Alimentación y Nutrición (PAN) y la reestructuración de los Seguros Sociales.

OSCURA MANIOBRA DE MINTRABAJO EN SINGER

Al declarar ilegal el cese de actividades que adelantaban 640 trabajadores de la Singer y autorizar despidos colectivos, el gobierno de López consumó el 2 de marzo otra turbia maniobra contra la clase obrera colombiana. En menos de una semana, la compañía norteamericana destituyó, amparada en la resolución del Ministerio del Trabajo, a más de 30 directivos sindicales, incluidos los integrantes de la junta seccional de Barranquilla.

La medida oficial no sólo conminó a los huelguistas a levantar el movimiento, sino que les cerró la posibilidad de continuar negociando el pliego petitorio. Forzado a presentarlo de nuevo, el sindicato se encontró el 6 de abril con que la empresa se negaba a discutir, argumentando que la actual convención colectiva tiene vigencia hasta 1980.

VIOLENTA REPRESIÓN CONTRA VENTEROS AMBULANTES

Jorge E. Pedraza, Avelino Niño y numerosos directivos de Sinucom fueron encarcelados a mediados de abril durante enfrentamientos con la policía, que pretende desalojar a 40.000 venteros ambulantes de las principales avenidas y calles céntricas de Bogotá. La violencia contra los pequeños comerciantes recrudeció en las primeras semanas de abril, cuando piquetes de uniformados realizaron por la fuerza centenares de desalojos, amparados en el decreto 020 de Gaitán Mahecha. Sinucom precisó que los agentes dispararon en muchas ocasiones contra los puestos, decomisaron la mercancía, sellaron numerosas casetas y atropellaron a los propietarios. Las hostilidades estallaron en varios sectores de la capital, donde los venteros recibieron a pedradas a los provocadores.

A LOS 50 AÑOS DE LA MASACRE DE LAS BANANERAS

Dirigentes del Comité Nacional de Solidaridad, del Consejo Nacional Sindical y de la Asociación Colombiana de Ingenieros Agrónomos (ACIA), así como destacadas personalidades, conformaron el 26 de marzo en Bogotá un organismo provisional encargado de coordinar el 50° aniversario de la masacre de las bananeras. Concurrieron a la reunión, entre otros, el escultor Rodrigo Arenas Betancur, el representante Gilberto Zapata Isaza, Jairo Anibal Niño y Adolfo Charris Castillo, rector de la Universidad Tecnológica del Magdalena.

Entre los proyectos para la conmemoración figura una escultura de Rodrigo Arenas Betancur, dedicada a los valerosos huelguistas que ofrendaron su vida por la causa antiimperialista. Los presentes se comprometieron a allegar fondos para esta tarea.

A ORGANIZAR LA PELEA LLAMÓ FECODE

Más de 150.000 institutores de primaria y secundaria comenzaron los preparativos de un paro nacional, ante la negativa del gobierno a darle curso en el Parlamento a un proyecto de Estatuto Docente presentado por FECODE.

La presión de las bases magisteriales ha impedido hasta ahora la aplicación del antidemocrático decreto 128, de nuevo en vigencia. Sin embargo, el gobierno no ha ofrecido ninguna alternativa. Según Edgar Dussán, presidente del comité Ejecutivo “López se limitó a manifestar, durante las conversaciones que con él mantuvimos a mediados de febrero, que el problema debía dejarse a la consideración del nuevo gobierno, buscando con ello desmovilizar nuestra lucha. De ahí que el XXVI Pleno Nacional, del 4, 5 y 6 de marzo, enfatizara en la necesidad de poner en tensión nuestras fuerzas dando pasos en firme hacia un nuevo paro nacional”.

SINDICATOS DISTRITALES CONDENAN CLASIFICACIÓN

A solicitud del alcalde de Bogotá, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca viene gestionando la clasificación de los 14.00 trabajadores distritales como empleados públicos. La medida es una de las condiciones impuestas a Gaitán Mahecha por los prestamistas norteamericanos.

Sin esperar los resultados de la demanda, el gobierno ha puesto en práctica una serie de disposiciones encaminadas a obstaculizar la contratación colectiva. En el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), el alcalde condicionó el aumento salarial al reconocimiento de la clasificación por parte de los sindicalizados. En la Energía, los trabajadores denunciaron permanentes violaciones a la convención y exigieron la abolición del sistema de contratistas. Se informó, por otra parte, que más de cien activistas fueron lanzados a la calle en la Empresa de Acueducto, en represalia por su participación en las recientes movilizaciones, que culminaron a finales de febrero con la firma de significativos acuerdos convencionales.

30.000 OBREROS COORDINAN PLIEGOS

En Carreteras, Ferrocarriles y Caminos Vecinales

En el mantenimiento y construcción de carreteras nacionales laboran en Colombia, a pico y pala, sometidos a los rigores del clima, más de 12.000 obreros, que perciben del Ministerio de Obras Públicas 105 pesos diarios en promedio. Agrupados en decenas de organizaciones, aisladas unas de otras, han sido tradicionalmente víctimas del paralelismo sindical, que el gobierno aprovecha para perpetuar inhumanas condiciones de trabajo, no muy distintas de las que prevalecían a finales del siglo XIX.

Bajo la dependencia del mismo Ministerio, cerca de 12.000 ferroviarios son también expoliados sin clemencia. Sus sueldos son igualmente ínfimos. Los 4.000 obreros de las vías no reciben ni siquiera el mínimo legal y se ven obligados a soportar jornadas de doce horas diarias o más. La mayoría depende de contratistas independientes, viéndose excluida en consecuencia de los beneficios convencionales.

PERSECUCIÓN EN TERMINAL DE BARRANQUILLA

Con un cese repentino de labores, los obreros del Terminal de Barranquilla lograron el 5 de abril, en menos de 12 horas, la libertad de Manuel Cogollo, Anuar Nader y Diego Rodríguez, presos por el F-2 bajo la falsa sindicación de robo. Minutos después de que se divulgara la captura, Nicolás Martínez, José Acuña y César Fontalvo, dirigentes de Sindeoterma y Sinbranave, movilizaron a centenares de portuarios hacia el cuartel interno de policía y reclamaron la inmediata liberación de los detenidos, quienes regresaron a sus puestos de trabajo a las 9 de la noche. La policía le achacaba a Cogollo, Nader y Rodríguez, vigilantes de carga, la desaparición de un embalaje asegurado en 3 millones de pesos.

0 | 10 | 20