Tribuna Roja Nº 45, Bogotá, marzo de 1983

A LOS CIEN AÑOS DE LA MUERTE DE CARLOS MARX

De Marx: Lo nuevo que yo he aportado

“En cuanto a mí, no me cabe el merito de haber descubierto ni la existencia de las clases en la sociedad moderna ni su lucha entre sí. Mucho antes que yo, algunos historiadores burgueses habían expuesto el desarrollo histórico de esta lucha de las clases y algunos economistas burgueses la anatomía económica de estas. Lo nuevo que yo he aportado ha sido demostrar. 1: que la existencia de las clases sólo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción. 2: que la lucha de clases conduce necesariamente a la dictadura del proletariado. 3: que esta dictadura no constituye por sí más que el transito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases.

Editorial: LA VIGENCIA HISTÓRICA DEL MARXISMO

Al cumplirse el 14 de marzo cien años de la muerte en Londres de Carlos Marx, el Partido decidió valerse de la conmemoración para estudiar y difundir los hallazgos del genial alemán, cuyo sistema de pensamiento, designado honoríficamente con su nombre, alumbra la lucha emancipadora del proletariado. Con tal motivo se constituyó una comisión para que coordinara las múltiples actividades con que celebramos las efemérides. Entre las orientaciones impartidas por el Comité Ejecutivo Central se destacó la de no limitar la campaña educativa a los textos de Marx y Engels, sino ampliarla y sustentarla con los acopios posteriores de sus principales discípulos, Lenin, Stalin y Mao. Recomendación pertinente, pues se trata es de remarcar la trascendencia del marxismo. ¿Y de qué modo mejor que el de empezar por reconocer los reportes sobre los magnos transformadores sociales que debieron sus éxitos al rigor con que interpretaron las instrucciones de aquéllos y a la lealtad con que los defendieron?

EL ESTADO

En la mayor parte de los Estados históricos los derechos concedidos a los ciudadanos se gradúan con arreglo a su fortuna, y con ello se declara expresamente que el Estado es un organismo para proteger a la clase que posee contra la desprotegida. Así sucedía ya en Atenas y en Roma, donde la clasificación era por la cuantía de bienes de fortuna. Lo mismo sucede en el Estado feudal de la Edad Media, donde el poder político se distribuyó según la propiedad territorial. Y a si lo observamos en el censo electoral de los Estados representativos modernos. Sin embargo este reconocimiento político de las diferencias de fortunas no es nada esencial.

LA CUESTIÓN NACIONAL Y EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO

“Los comunistas sólo se distinguen de los demás partidos proletarios en que, por una parte, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios, destacan y hacen valer los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de la nacionalidad; y, por otra parte, en que, en las diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto”. “Se acusa también a los comunistas de querer abolir la patria, la nacionalidad”. “Los obreros no tienen patria. No se les puede arrebatar lo que no poseen. Más, por cuanto el poder político, elevarse a la condición de clase nacional, constituirse en nación, todavía es nacional, aunque de ninguna manera en el sentido burgués”.

TRAZOS BIBLIOGRÁFICOS DE CARLOS MARX

El 14 de marzo de 1983 los marxista-leninistas y los obreros avanzados del mundo conmemoran, con profundo respeto, el primer centenario del fallecimiento del fundador del socialismo científico, Carlos Marx. La exaltación de su memoria, repetida en esta ocasión por millones de personas en todos los países de la Tierra, confirma el vaticinio que ante su tumba hiciera su gran amigo y camarada, Federico Engels: “Su nombre y su obra vivirán a través de los siglos”. Hace cien años, en efecto, “Marx dormía dulcemente para siempre en un sillón”, según las palabras de Bladimir Ilich Lenin. Pero a pesar del tiempo, sus ideas mantienen validez y han hallado continuadores que conquistaron victorias históricas imperecederas.

RECUERDOS ACERCA DE MARX

“Marx era de estatura mediana, de anchas espaldas, corpulento y de porte enérgico. Su frente era alta y finamente modelada. El cabello era negro y espeso como un cuervo. La boca ya mostraba en aquella época se rasgo sarcástico que tanto temían sus enemigos. Marx había nacido para dirigente del pueblo. Su discurso era breve, conciso y de una lógica contundente. No malgastaba palabras superfluas. Cada frase una idea y cada idea un eslabón imprescindible en la cadena de su argumentación. Marx no tenía nada de soñador. Cuanto más me daba cuenta de la diferencia entre el comunismo del periodo de Weitling y el del Manifiesto Comunista, más convencido estaba de que Marx representaba la edad viril de la idea socialista.

SOBRE EL CAPITALISMO

“Después de haber comprendido que el régimen económico es la base sobre la cual se erige la superestructura política, Marx se entregó sobre todo al estudio atento de ese sistema economito. La obra principal de Marx. El Capital, está consagrada al estudio del régimen económico de la sociedad moderna, es decir, la capitalista”.

“La economía política clásica anterior a Marx surgió en Inglaterra, el país capitalista más desarrollado. Adam Smith y David Ricardo, en sus investigaciones del régimen económico, sentaron las bases de la teoría del valor por el trabajo. Marx prosiguió su obra; demostró esa teoría y la desarrolló consecuentemente; mostró que el valor de la mercancía está determinado por la cantidad de tiempo de trabajo socialmente necesario invertido en su producción”.

EL SOCIALISMO CIENTÍFICO

“Los conceptos de los utopistas han dominado mucho tiempo las ideas socialistas del siglo XIX, y en parte aún las siguen dominando hoy. El socialismo es, para todos ellos, la expresión de la verdad absoluta, de la razón y la justicia, y basta con descubrirlo para que por su propia virtud conquiste el mundo. Y, como la verdad no está sujeta a condiciones de espacio, ni de tiempo, ni al desarrollo histórico de la humanidad, sólo el azar puede decidir cuándo y dónde este descubrimiento ha de revelarse. Añádase a esto que la verdad absoluta, la razón y la justicia varían con todos los fundadores de cada escuela; y, como el carácter especifico de la verdad absoluta, la razón y la justicia, está condicionado, a su vez, en cada uno de ellos, por la inteligencia personal, las condiciones de vida, el estado de cultura y la disciplina mental, resulta que en este conflicto de verdades absolutas no cabe más solución que éstas se vayan puliendo las unas y la otras. Y, así, era inevitable que surgiese una especia de socialismo ecléctico y mediocre, como el que, en efecto, sigue imperando todavía en las cabezas de la mayor parte de los obreros socialistas de Francia e Inglaterra; una mezcolanza extraordinariamente abigarrada y llena de matices, compuesta de los desahogos críticos, las doctrinas económicas y las imágenes sociales del porvenir menos discutibles de los diversos fundadores de sectas, mezcolanza tanto más fácil de componer cuanto más los ingredientes individuales, habían ido perdiendo, en el torrente de la discusión, sus contornos perfilados y agudos, como los guijarros lamidos por la corriente de un río. Para convertir el socialismo en una ciencia, era indispensable, ante todo, situarlo en el terreno de la realidad”.

ACERCA DE LA MUJER

Con la división del trabajo, que lleva implícitas todas estas contradicciones y que descansa, a su vez, sobre la división natural del trabajo en el seno de la familia y en la división de la sociedad en diversas familias contrapuestas, se da, el mismo tiempo, la distribución y, concretamente la distribución desigual, tanto cuantitativa como cualitativamente, del trabajo y de sus productos; es decir la propiedad, cuyo primer germen, cuya forma inicial se contiene ya en la familia, donde la mujer y los hijos son los esclavos del marido. La esclavitud, todavía muy rudimentaria, ciertamente latente en la familia, es la primera forma de propiedad, que, por lo demás, ya aquí corresponde perfectamente a la definición de los modernos economistas, según la cual es el derecho a disponer de la fuerza de trabajo de otros. Por lo demás la división del trabajo y la propiedad derivada son términos idénticos; uno de ellos dice, referido a la esclavitud, lo mismo que al otro, referido al producto de ésta”.

INTENSA ACTIVIDAD CONMEMORATIVA

Para la conmemoración del centenario de la muerte de Marx, el Comité Ejecutivo Central designó, a finales del año pasado, una comisión de camaradas para que se encargase de decidir y preparar la programación respectiva. Los compañeros encargados en esta tarea fueron; Diego Betancur, Héctor Valencia, Carlos Naranjo, Clemencia Lucena, Diego Escobar, Martha Lasprilla, Hugo Cruz, Fadua Katah, Marcelo Torres, Enrique Daza, Gabriel Iriarte y Daniel Paternina.

Entre las actividades acordadas se destaca el ciclo de conferencias que durante más de un mes se llevaron a cabo en las más diversas ciudades y poblaciones del país, por parte de decenas de compañeros que se repartieron entre sí los múltiples temas concernientes al marxismo. Por ejemplo, Héctor Valencia trató sobre la cuestión filosófica; Diego Betancur se ocupó de la biografía de Marx, Clemente Forero disertó acerca de la teoría marxista del dinero; José Fernando Ocampo se refirió a la teoría de Marx y el revisionismo; Marcelo Torres sustentó la vigencia histórica de Carlos Marx; Santiago Perry habló de la teoría marxista del problema agrario; Yolanda Nieto expuso respecto al marxismo y la emancipación de la mujer; Clemencia Lucena sobre Marx y su cultura: Yezid García analizó la cuestión del Estado, Edgar Andrade la teoría económica de Marx; Iván Toro resumió las enseñanzas del Manifiesto Comunista; Diego Escobar y enrique Daza trataron el problema internacional entre otros muchos expositores.

0 | 10