Tribuna Roja Nº 49, Bogotá, septiembre de 1984

Editorial: CAUSAS Y EFECTOS DE LA ÚLTIMA CRISIS

En el decurso de su agitada existencia Colombia pocas veces presenció un período tan convulsionado como el que actualmente vive. De seguro la frase la hemos leído por ahí y de pronto algunos de nosotros hasta la hemos escrito. Su vigencia se mide ante todo en el hecho de que los voceros de las más disímiles corrientes la pronuncian, desde luego con matices e intenciones varias, pero la pronuncian. La audiencia ya no se limita a la opinión insular de quienes desde las filas del MOIR, fieles a las enseñanzas y al espíritu del marxismo, recalcan con tenaz persistencia sobre la imposibilidad de un progreso valedero bajo las relaciones neocoloniales y semifeudales imperantes desde los albores del siglo, o al arraigado convencimiento, también moirista, de que la descomposición no se detendrá sin tocar fondo; en la fecha cualquier testimonio más o menos serio sobre la coyuntura histórica parte obligatoriamente de la apreciación de que el desastre es el signo de la hora. Podría imaginarse que semejante confirmación de sus valoraciones constituye motivo suficiente de complacencia y tranquilidad para el Partido. Empero, y con el objeto de comprender mejor hasta dónde va el desconcierto, señalemos que, si evidentemente el país asiste al triste espectáculo de su disolución, nunca como en el presente se insistió en la abyecta defensa de las concepciones y de los dictámenes causantes de los letales trastornos. Miremos lo uno y lo otro.

NI GUERRA, NI PAZ

En la brevedad de un par de cuartillas no caben los múltiples tópicos que engloban los temas que sirven de título al presente artículo. Pero como lo que se desea, al fin y al cabo, es saber a grandes rasgos de nuestra posición al respecto, intentaremos fijarla en el menor número de palabras.

La peor adversidad de la revolución colombiana ha consistido en el influjo de los criterios de la pequeña burguesía en prácticamente todas las actividades; característica propia de un país atrasado y de vasto predominio de las capas medias de la población, en donde la descomposición progresiva del campesinado no redunda en un incremento verdadero de la industria y los obreros no han conseguido aglutinarse en torno a sus intereses fundamentales ni deshacerse del pernicioso bagaje ideológico y teórico de las otras clases, incluido el degenerativo ascendiente político que aún conserva entre los trabajadores el bipartidismo gobernante. Sobre el antiguo punto de la guerra y ahora sobre el más reciente de la paz, también han primado tales concepciones. Nos referimos a la guerra insurreccional, la que habrá de llevar a cabo la abrumadora mayoría del pueblo y que se esgrime para derrocar el orden preestablecido de la oligarquía proimperialista y afincar un Estado revolucionario. Nos referimos asimismo a la paz por la que actualmente parlamentan los políticos tradicionales, suspiran los jerarcas castrenses, oran los clérigos misericordiosos y gimotean los grupos mamertos e hipomamertos. La "paz" por la que votaron en los últimos comicios todas las banderías, menos el MOIR.

DESOLADOR EL PANORAMA EDUCATIVO

A cuatro meses del cierre de la Universidad Nacional, en un vandálico episodio en el cual las fuerzas represivas dejaron un alto saldo de estudiantes muertos y heridos, el gobierno, en lugar de formular propuestas para la solución de la problemática educativa del país, y en especial a la del primer centro de formación superior, se ha empeñado en continuar, con el coro de la gran prensa, una campaña de calumnia contra la bases estudiantiles. En el fondo, toda la palabrería oficial solamente busca eludir el problema más grave: que la educación pública colombiana soporta un déficit de más de 60 mil millones de pesos.

CONGRESO DEL PARTIDO DE LOS TRABAJADORES DOMINICANOS

Bajo la consigna de "Unidad, rectificación, revolución", el Partido de los Trabajadores Dominicanos celebró su II Congreso Nacional, durante los días 16, 17 y 18 de diciembre de 1983. El II Congreso sometió a debate el Informe Político preparado por el Comité Central saliente, aprobó un conjunto de resoluciones sobre diversos aspectos de la vida interna del Partido y de la revolución dominicana, eligió el nuevo Comité Central y designó como presidente de la Organización al dirigente José González Espinosa.

En el momento actual la República Dominicana se encuentra atravesando una grave crisis como consecuencia de las actividades antinacionales y antipopulares del gobierno de Salvador Jorge Blanco, el cual, con su política de acatamiento servil a los dictámenes del Fondo Monetario Internacional, ha llevado a un agravamiento de la miseria de las masas trabajadoras.

CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ

A mediados de abril de 1984 se realizó en Lima el V Congreso Nacional del Partido Comunista del Perú. Bajo la dirección de Alberto Moreno, Secretario General del partido, y con la asistencia de 350 delegados plenos, dicho certamen tuvo como objetivo la discusión del Informe Político, del proyecto de la Línea General y Programa de la Revolución Peruana y de los Estatutos del Partido. El Congreso se realizó con el nombre de "Horacio Zeballos Gámez", en honor del militante comunista y líder del magisterio peruano desaparecido pocos días antes. Un comunicado del Comité Central expresa que "el V Congreso ha confirmado la vigencia del Partido y su creciente enraizamiento entre la clase obrera y el pueblo". Y agrega que bajo el lema de “Congreso de Unidad y reafirmación revolucionaria el Partido ratifica unificadamente la persistencia en el marxismo-leninismo y llama a sus militantes a luchar en defensa del legado teórico que nos dejaron los grandes maestros del proletariado internacional”.

El conflicto Irán-Irak: UNA GUERRA SANTA COSTOSA E INTERMINABLE

Cuando en septiembre de 1980 Irak atacó a Irán en varios sectores de la frontera que separa a los dos países, los generales iraquíes y no pocos gobiernos, incluido el de Jimmy Carter, estaban convencidos de que la ofensiva sería una especie de paseo, un mero ejercicio militar, puesto que, según sus cálculos, las disminuidas Fuerzas Armadas iraníes no ofrecerían resistencia alguna. Empero, la realidad resultó ser muy diferente. Las tropas de Khomeini no solamente rechazaron los primeros embates, sino que en repetidas oportunidades han tomado la iniciativa y ocupado porciones limitadas de territorio iraquí. La lucha, sin embargo, se ha mantenido en una situación de estancamiento. En vez de las cuatro semanas que duraría la contienda, conforme a los estimativos de Bagdad, ésta cumplirá cuatro años dentro de poco. Y ahora está ocurriendo lo que desde un principio se temía: las hostilidades se extendieron a las aguas del Golfo Pérsico, una de las fuentes petroleras más importantes para Occidente, con lo que se han puesto en peligro sus vitales suministros y la estabilidad de la zona.

UN LUSTRO DE LA INVACIÓN RUSA A AFGANISTÁN

Más de un millón de muertos, tres millones de refugiados, decenas de miles de lisiados e incontables aldeas y campos de cultivo en ruinas compendian el sacrificio que ha tenido que pagar Afganistán a lo largo del lustro que, en diciembre próximo, cumplirá la brutal agresión soviética, perpetrada en los últimos días de 1979 y que se constituyó en el primer ataque armado directo de la URSS contra un país del Tercer Mundo.

El Kremlin mantiene en Afganistán algo más de 150.000 soldados (casi el doble del ejército colombiano), los cuales disponen de un formidable respaldo en materia de vehículos blindados, aviones de combate y helicópteros artillados que realizan periódicas incursiones no sólo contra los contingentes de guerrilleros, sino también contra todo tipo de objetivos civiles a fin de sembrar el terror entre la población y reducir el apoyo que ésta brinda a los insurgentes. Los soviéticos, al igual que hace una década los yanquis en Indochina, han venido empleando a fondo armas químicas de diversas clases, incluidos los gases venenosos y el napalm, así como bombas de fragmentación, explosivos de fósforo y minas antipersonales. El mundo ha visto con horror los testimonios gráficos del salvajismo puesto en práctica por los socialimperialistas en Afganistán: aldeas destruidas, parcelas incendiadas, hombres, mujeres y niños con sus miembros despedazados a causa de bombas y minas, o con sus cuerpos quemados por la acción de dispositivos químicos, en fin, toda la devastación material y humana que provocan a diario los invasores pero que los medios propagandísticos de Rusia y sus satélites se empeñan en negar.

TAMBALEA EL SISTEMA FINANCIERO INTERNACIONAL

El creciente déficit fiscal norteamericano, el cual alcanzó la cifra sin precedentes de 195 mil millones de dólares; el aumento de la demanda privada de crédito en los Estados Unidos como consecuencia del actual período de reactivación económica, y, por último, las restricciones en el manejo monetario que se ha visto obligado a poner en práctica el mandato de Reagan, son los principales factores involucrados en las recientes a1zas de las tazas de interés de Wall Street, que tanto escozor han causado entre los aliados -ricos y pobres por igual- de la potencia del Norte.

En algo más de un trimestre el interés preferencial, o prime rate, ha sido reajustado cuatro veces por los principales bancos yanquis: éste se ha elevado, desde mediados de mayo, en 2 puntos porcentuales, lo que significa que el Tercer Mundo tendrá que pagar, por concepto de su deuda externa de 750 mil millones de dólares, cerca de 21 mil millones adicionales, de los cuales a América Latina le corresponden de 5 a 6 mil millones.

MÁXIMAS GARANTÍAS AL CAPITAL FORÁNEO

En los dos años que lleva de gobierno Belisario Betancur ha demostrado una vez más su índole antinacional, al levantarles a los monopolios imperialistas las escasas restricciones que pesaban, sobre sus inversiones en Colombia y otorgarles al mismo tiempo máximas garantías.

El foro sobre inversiones extranjeras que se realizó en Bogotá, en los primeros días del mes de julio pasado, significó la culminación de una extensa campaña oficial orientada a demostrarles a los capitalistas foráneos las enormes ventajas que les ofrecen, tanto el país como las autoridades, en sus actividades de explotación y de saqueo. Durante el mes anterior tres altos funcionarios, el ahora ministro de Hacienda Roberto Junguito, el jefe del Departamento Nacional de Planeación y el director de Proexpo, realizaron una prolongada y costosa correría por Estados Unidos, Alemania, Suiza, España, Japón y otras cinco naciones más, con el objeto de "vender" Colombia a los financistas del exterior.

El conflicto en la Caja Agraria: DEBATE FECUNDO SOBRE LA TÁCTICA

TRIBUNA ROJA dialogó con el compañero Jesús Bernal, presidente del Sindicato Nacional de la Caja Agraria, con el objeto de oír sus conclusiones sobre la negociación colectiva y el paro nacional que a fines de abril adelantaron los 13.500 trabajadores de la entidad bancaria estatal en las 875 sucursales. Publicamos extractos de la entrevista.

TB: En la fase preparatoria del conflicto ¿qué merece especial mención?

Jesús Bernal: Ante todo el contrapliego patronal, pero también la firme decisión de los creditarios de no permitir que la administración Ospina Hernández nos despojara de prestaciones adquiridas en más de veinte años de luchas. El contrapliego fue el peor obstáculo en las etapas de arreglo directo y de conciliación, pues la empresa no quiso tomar en cuenta las peticiones sindicales mientras no se aceptaran sus diez demandas. Por tal razón, un pleno de presidentes reunido el 5 de abril determinó enfrentar la amenaza con un cese de actividades. Ese mismo día se nombró el comité de paro, compuesto por las cuatro fuerzas actualmente presentes en el ejecutivo nacional.

0 | 10