Tribuna Roja Nº 50, Bogotá, febrero de 1985

Editorial: ¿QUÉ ES LA "PAZ"?

Francisco Mosquera

I Dos necesidades coincidentes

En medio de la encrucijada de la quiebra económica, el régimen de Belisario Betancur se aferra con angustia de náufrago a una de las pocas políticas suyas que sobreaguan: la de pacificar el país a través de la transacción con los grupos insurrectos. La desventura estriba en que después de tantos imprevistos e improvisaciones, cuando comienzan a aparecer los síntomas inequívocos del envejecimiento prematuro de su prestigio y todavía le falta buen trecho de su existencia institucional por recorrer, el presidente sigue a la espera del resultado del carisellazo de la "paz", soportando a una centena de comandantes que, con cualquier petición a los delegados gubernamentales, todos los días someten a prueba la virtud de la paciencia, y sufriendo la inquisitiva vigilancia de las capas adineradas, cuyos sectores menos complacientes no disimulan el disgusto porque la función no termina.

ENCUENTRO DE LÍDERES CAFETEROS DEL VIEJO CALDAS

Durante los días 3 y 4 de diciembre se reunieron en Bonafont, corregimiento de Riosucio, 152 líderes cafeteros, de 64 veredas pertenecientes a 26 municipios del Viejo Caldas, para analizar la situación actual de la caficultura colombiana y lo que puede ocurrir por el avance de la roya. El encuentro, después de ser instalado por el dirigente agrario de Quinchía (Risaralda), Aristides Trejos, procedió a discutir en sendas comisiones la situación agraria; los efectos del hongo y la organización y el programa de lucha del campesinado.

En la sesión plenaria del martes 4 se aprobaron las ponencias estudiadas, con los cambios y las mejoras hechas en las respectivas comisiones; se decidió exigir a la Federación Nacional de Cafeteros el pago total e indefinido del control de la roya y que, a la vez, la distribución de la semilla de variedad Colombia se haga dando prioridad a los pequeños y medianos productores; se votó positiva y unánimemente el rechazo a la extorsión, al secuestro y a todo tipo de actividad terrorista como medio de lucha del campesinado, y, por último, se decidió convocar para los días 24 y 25 de junio de 1985, en la ciudad de Manizales, el Congreso de Fundación de la Unión Cafetera Colombiana.

La resistencia afgana: FECUNDA GIRA POR EL SUELO COLOMBIANO

Entre el 9 y el 17 de diciembre de 1984 resonó en todos los ámbitos del país la consigna ¡Fuera rusos de Afganistán!, coreada por miles de colombianos en múltiples actos de masas, estampada en afiches e impulsada por la militancia moirista durante la Semana Nacional de Solidaridad con la Lucha del Pueblo Afgano, al cumplirse el quinto aniversario de la invasión rusa del 27 de diciembre de 1979. Importantes líderes afganos, invitados por el MOIR, estuvieron presentes en la jornada internacionalista: encabezó la delegación el presidente del Frente Unido Nacional de Afganistán, Abdul Gayum, y lo acompañaron Mohammad Hachem Zamani, poeta y guerrillero, y Calid Durán, director de la Universidad Islámica de Hamburgo. La presencia de los camaradas afganos contó, asimismo, con el apoyo de Angelo Pitoni, del comité de ayuda a la resistencia afgana en Italia.

GRAN ACOGIDA A AFGANOS EN ARGENTINA

En los primeros días del año, la delegación del Frente Unido Nacional de Afganistán (FUNA), fue objeto de sendos homenajes en la capital argentina, entre los que vale la pena destacar un multitudinario acto político llevado a cabo en el Centro General San Martín de Buenos Aires, organizado por la Comisión de Recepción a los patriotas afganos, el cual contó con la asistencia de dirigentes sindicales de la CGT, representantes políticos de diversas organizaciones peronistas, democristianas y marxistas-leninistas, y destacadas personalidades del mundo cultural y artístico argentino.

Asimismo, los militantes de la resistencia afgana fueron recibidos por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, por la dirigente de las Madres de la Plaza de Mayo, Hebe Bonafini, y por el prominente escritor y filósofo, Ernesto Sábato.

DECLARACIÓN ARGENTINA A LOS CINCO AÑOS DE LA INVASIÓN SOVIÉTICA A AFGANISTÁN

En diciembre de 1984 se cumplieron cinco años de la invasión soviética a Afganistán. Desde entonces, quince millones de campesinos afganos resisten heroicamente, luchando contra una de las superpotencias más poderosas del globo. La URSS, empantanada, no puede controlar la situación a pesar de haber aumentado permanentemente el número de sus efectivos y la escalada bélica.

Afganistán vuelve a demostrar que un pueblo luchando unido por su independencia nacional y libertad es indoblegable por más poderosas que sean las fuerzas opresoras.

Los abajos firmantes reclamamos el retiro inmediato de las tropas soviéticas de Afganistán y el respeto al derecho a la autodeterminación del pueblo afgano.

PROLETARIADO COLOMBIANO CIERRA FILAS CON AFGANISTÁN

La UTC, la CTC, la CGT, el Comité Nacional Sindical de Solidaridad y Fetramecol expresaron su apoyo solidario a la causa liberadora del pueblo afgano, durante un amistoso, y multitudinario encuentro realizado en Bogotá el 10 de diciembre en la sede de Utracun. Llevando la vocería de una gran parte del proletariado colombiano, las centrales presentes repudiaron el genocidio ruso y prometieron coordinar esfuerzos mediante un comité de ayuda permanente a los patriotas del hermano país, que batallan por su independencia y autodeterminación.

Presidieron el acto Adbul Gayum, Mohámmad Hachem Zamani y Calib Lamarti Durán, voceros del Frente Unido Nacional de Afganistán; Hernando Rodríguez, miembro del comité ejecutivo de la UTC; Rafael Alberto Baena y Carlos León, dirigentes nacionales de la CTC; José Corredor Núñez y Julio Roberto Gómez, del ejecutivo nacional de la CGT; Marco A. Córdoba y Ángel Orjuela, por Fetramecol; Agustín González por el Comité Nacional Sindical de Solidaridad; Víctor Cuéllar, de la Uso; Miguel Mejía, del Sindicato de Paz de Río; Heberto López, por Sittelecom; Avelino Niño, por Sinucom; Fabio Arias, por el Sindicato del Sena; Carlos Rentería, de Anebre, y Enrique Daza, responsable de las relaciones internacionales del MOIR.

DECLARACIÓN CONTRA EL ATROPELLO DE LA URSS

Hace cinco años, el 27 de diciembre de 1979, la Unión Soviética invadió a Afganistán, un pequeño país asiático de apenas 16 millones de habitantes y con una superficie equivalente a la mitad de Colombia, en lo que constituyó la primera intervención militar directa de la URSS contra una nación del Tercer Mundo. Desde entonces, alrededor de 150.000 soldados rusos, apoyados por el más sofisticado equipo de guerra convencional, pugnan por doblegar a los patriotas afganos, quienes deben enfrentar, en condiciones de extrema desigualdad, la potente ofensiva de los invasores. Hasta el momento la aventura soviética ha costado la vida a casi un millón de ciudadanos de Afganistán, mientras que más de tres millones se han visto forzados a dejar su patria y a buscar refugio en Pakistán e Irán, donde viven precariamente en improvisados campamentos, constituyendo la mayor población de refugiados existente hoy en el planeta.

MOSQUERA: "SU VISITA ES UNA AYUDA GRANDE PARA NOSOTROS", ZAMANI: "NUNCA OLVIDAREMOS LA SOLIDARIDAD DE COLOMBIA"

Después de recorrer en avión más de 16 mil kilómetros desde su lejana patria de Afganistán hasta arribar a Colombia, por primera vez se entrevistaron delegados revolucionarios de aquella nación asiática con dirigentes del MOIR. Desde el otro lado del mundo, con sus rostros afilados y cenicientos, vestidos con sus túnicas de preciosos tejidos, acompañados de sus milenarias costumbres que les impiden beber cualquier licor, llegaron a Bogotá Abdul Gayum, presidente del Frente Unido Nacional de Afganistán, Hachem Zamani, parlamentario, poeta y miembro del Comité Ejecutivo del mismo frente, y el investigador Y diplomático Calid Lamarti Durán.

SE UNIFICA EN 60 AÑOS LA EDAD DE JUBILACIÓN

La edad de jubilación fue elevada a 60 y 65 años, al tenor de una ley puesta en vigencia a fines de enero. El tope único de 60 años quedará como obligatorio para los empleados inscritos en las Cajas de Previsión Social, en tanto que el de 65, presentado como "voluntario", afectará especialmente a quienes en la fecha no hayan cumplido aún los 15 años al servicio de la Nación.

Aunque el gobierno se quejó de la creciente "uruguayización" del país para justificar la medida, la Confederación de Pensionados de Colombia, CPC, desmintió que sea ésta una "república de jubilados" por el estilo de Uruguay. Según datos del Comité Nacional de Pensionados, Conalpen, de los casi dos millones y medio de compatriotas que hoy superan los 50 años de edad, sólo 320 mil reciben protección del Estado por intermedio de las Cajas y el ISS. Y de estos últimos, "el 70 por ciento percibe una retribución igual al salario mínimo". En otras palabras, campesinos, artesanos y un buen número de proletarios pasan el final de sus días prácticamente sin apoyo estatal. Y los pocos que de él disfrutan se ven a diario _atrapados en una telaraña legal y sometidos a un tratamiento muchas veces indigno_, según lo concluyó el periodista de El Tiempo, Hugo Sabogal, en su informa sobre "el drama de los pensionados".

EJEMPLO PARA LA JUVENTUD

El pasado 21 de enero pereció ahogado en el río Catatumbo el camarada José Luis Garzón, de 25 años, quien se había vinculado a la zona de colonización y ocupaba una plaza de maestro en la Isla del Cedro, colaborando al tiempo en las actividades de la liga y la cooperativa campesinas. Provenía el camarada Garzón de los barrios suroccidentales de Bogotá y militaba en el MOIR desde hacía cinco años.

El camarada Marcelo Torres, al despedirlo, exaltó su memoria como un vivo ejemplo para juventud colombiana.

0 | 10