Tribuna Roja N° 53, Bogotá; agosto 13- agosto 26 de 1993

Editorial: LA APERTURA NO IMPEDIRÁ LA CRISIS IMPERIALISTA

Desde su verdadera fecha de nacimiento, por allá hacia mediados de 1965, nuestro Partido ha venido combatiendo al imperialismo norteamericano, la causa principal de las adversidades "modernas" de Colombia. Más de un encuentro, polémica o ruptura, en la que participamos, giró en torno de principio tan fundamental. Entre aquellos que con saña reclamaron su supremacía dentro del proceso revolucionario siempre primó la tendencia a desentenderse de las cuestiones teóricas y, según las circunstancias, a imaginarse molinos de viento para justificar sus disparatadas acciones. Cierto que a raíz de la invasión de los rusos a Afganistán, en las postrimerías de 1979, nos pronunciamos a favor de un gigantesco frente contra Moscú, cuyos cabecillas ya habían dado muestras palmarias de su expansionismo. Sus afanes bélicos consistían simplemente en la repetición de la conducta de las grandes potencias que pugnan por un nuevo reparto del mundo, fenómeno peculiar de la "fase superior", monopolística, del capitalismo, y que en el siglo han ocasionado dos guerras mundiales e infinidad de conflictos de irradiación local. De dicha estrategia de contención no excluíamos a Estados Unidos, Europa y Japón. Estaban en juego no sólo la paz mundial y la democracia, sino la reivindicación de las conquistas y los valores conculcados al socialismo, lo más importante. Sabemos cómo terminaron todas estas fatales tensiones. Con la estruendosa hecatombe de los soviéticos surgió un panorama distinto; otros azares ocuparían el puesto de los peligros desvanecidos, y habría necesariamente modificaciones de varios grados dentro del rumbo táctico, cual lo advirtiera el MOIR en el momento justo.

ESTATUTO CONTRA BOGOTÁ

Bogotá, la capital del país, la ciudad de todos los colombianos, la urbe donde habita uno de cada cinco compatriotas, está conmocionada. El Estatuto Orgánico impuesto por Gaviria viene a ser el epitafio de la larga y amarga lista de infortunios que agobian a la ciudad.

La ausencia de planificación y de capacidad administrativa; el saqueo continuado de las arcas capitalinas por funcionarios corruptos; las medidas antipopulares de unas autoridades que se ensañan con todo tipo de atropellos contra las clases empobrecidas; el endeudamiento desaforado a manos de agencias financieras multilaterales que condicionan los reajustes de las tarifas, los salarios oficiales y el sinnúmero de decisiones que debieran ser autónomas, y la obstaculización a la iniciativa y a los esfuerzos productivos de empresarios y trabajadores, todas éstas, entre otras muchas, configuran la crisis en que se encuentra sumida la ciudad.

La Constitución de 1991 (II): LOS DEFINITIVOS ARTÍCULOS TRANSITORIOS

Marcelo Torres

Aunque ya casi no se recuerde, varios de los agobios actuales del país se anunciaron en las disposiciones transitorias de la Constitución. Múltiples medidas claves de la política de apertura económica del gobierno vienen basándose en ellas. Sus pésimos efectos sobre el desarrollo, la producción y el empleo son cosas de todos harto sabidas. La Constitución de 1991, como algunos arácnidos, traían el aguijón en la cola. Sus normas transitorias configuraron una suerte de normatividad especial, una auténtica Constitución ad hoc para el apéndice dispuso para el actual gobierno. El apéndice dispuso que muchas y muy importantes normas de la Carta no se aplicarían en varias y sustanciales oportunidades y que en su lugar se procedería tal y como dicen los 59 artículos transitorios. Una insalvable contradicción con la Ley Suprema que acababa de escribirse. Que por lo demás sólo traslucía la característica de actuar tortuosa, fraudulenta, del presidente de la República y del círculo que lo rodea. Así se procedió para convocar la Constituyente, y cerrar el Congreso.

ECOPETROL, VÍCTIMA DE LA COYUNTURA

Gustavo Triana La posibilidad real de contar con una empresa petrolera estatal sólida y pujante está siendo amenazada de muerte por la política del régimen, que lleva a liquidar, en beneficio de unas cuantas transnacionales; la experiencia y capacidad acumuladas por Colombia en más de cuatro décadas.

En el presente artículo analizaremos dos de los frentes principales en que avanza la conjura contra Ecopetrol: la entrega de Cusiana y otros yacimientos gigantescos a los monopolios foráneos, y las importaciones de gasolina.

Un caso aberrante La existencia de crudo y gas en el subsuelo del piedemonte llanero fue comprobada por los técnicos de Ecopetrol en el decenio de lo setentas. Pero la exploración no pudo acometerse, pues en 1976 la junta directiva de la empresa no autorizó las inversiones necesarias. Pese a ello, Ecopetrol perforó con éxito los pozos Unete y Tauramena 2X.

LA DISTRIBUCIÓN DE COMBUSTIBLES

La venta de combustibles es una transacción muy segura y rentable. No se requieren altas inversiones ni tecnología. Para llevar a cabo la actividad basta disponer de tanques de almacenamiento y carrotanques. Y Ecopetrol facilita créditos hasta por 50 días.

Repartir el combustible desde las centrales de abastecimiento hasta las estaciones de servicio deja un margen a favor, fijado por el Ministerio de Minas y Energía, de $ 12.81 por galón. Entre la empresa nacional Terpel y las multinacionales Esso, Mobil y Texaco -estas últimas controlan el 84% de la operación- expenden 5.622.528 galones por día, lo que les deja al mes 2.160 millones de pesos de ganancias, solo por gasolina, sin calcular las que arrojan los demás combustibles y lubricantes.

Jorge Santos Núñez: DE LA BREGA SINDICAL A LA LUCHA POLÍTICA

Con 10 años de servicio en Ecopetrol como mecánico de mantenimiento de campo en el distrito de producción de El Centro, el compañero Jorge Santos Núñez, barranqueño de nacimiento, 46 años, es en la actualidad concejal del MOIR en el puerto petrolero. Nuestro Partido llegó al cabildo en 1992, con 1.751 votos.

Jorge Santos, que presidió durante siete años la junta directiva nacional de la USO y ocupó la vicepresidencia hasta comienzos de 1993, ha sido presidente y vicepresidente del Concejo de barrancabermeja. Pese a haber iniciado en minoría el actual período, acompañado por la fuerza Comunitaria del alcalde Elkin Bueno Altahona y del concejal Germán Sandoval, nuestro dirigente obrero se esforzó por aplicar una política de alianzas recogiera el descontento de los sectores patrióticos contra la apertura gavirista, la privatización de Ecopetrol y la entrega de la soberanía nacional. El MOIR y la Fuerza Comunitaria, trabajando hombro a hombro, lograron acercar en pocos meses a los lideres locales de la Confederación Liberal de Santander, el Partido conservador, el Directorio Municipal Conservador y el Nuevo liberalismo, dejando por completo aislado en el Concejo al Frente de Izquierda Liberal autónoma, FILA, que orienta el samperista Horacio Serpa Uribe.

LOS SIETE SIGUIERON A SUS TRECE

Raúl Fernández

En Tokio las siete potencías fueron representadas por el grupo de líderes más impopulares de los últimos tiempos. De Mitterrand a Miyazawa, pasando por Clinton y mulroney, ninguno llega al treinta por ciento en encuestas de popularidad en sus respectivos países. Es por ello que hasta The New York Times juzgó la oficial euforia de Clinton y Major como “retórica extravagante”, diseñada para consumo doméstico por cada uno de los ilustres concurrentes a la cima nipona.

¿Qué ocurrió en Tokio? No se tocaron los puntos algidos de la lucha comercial: las áreas de agricultura, servicios y la propiedad intelectual.

ACEB ANTE UNA NUEVA BATALLA

No obstante ser uno de los pocos sectores beneficiados de la política de la Apertura económica, y registrar altísimas utilidades, los banqueros han manifestado no estar dispuestos a darle salida a la negociación de los pliegos de peticiones en los bancos Bogotá y Comercial Antioqueño. Para conocer la postura de los trabajadores frente a esa situación, entrevistamos a Luis Alfredo Sánchez, presidente de la Asociación Colombiana de Empleados Bancarios, ACEB.

TR: ¿Qué ventajas especiales ha recibido el sector financiero en este periodo?

L. A. Sánchez: Los financistas han sido altamente favorecidos por las reformas implantadas en el marco de la apertura económica. La ley 45 de 1990 estableció que los inversionistas extranjeros pueden adquirir la totalidad de la propiedad accionaria de una o más instituciones financieras o crear nuevas; lo cual significa la concentración del crédito en favor de empresas multinacionales y la entrega del mercado de capitales a la banca privada internacional. El gobierno dispuso, además, una notable reducción de los impuestos a todas las empresas foráneas, mediante la ley 49 de 1990 de reforma tributaria, que rebaja la carga del 30 al 12% De igual manera, con la expedición de la resolución 49 de 1991 se les mejoró el sistema de remesas, medida reforzada luego con otra decisión que liberó completamente la salida de utilidades hacia los países de origen.

TODO PARA LOS MONOPOLIOS EXTRANJEROS

Uno de los pilares del proceso de apertura implantado por Gaviria en Colombia consiste en eliminar cualquier obstáculo a la entrada de capitales foráneos, así como protegerlos y otorgarles toda clase de garantías.

Junto con la libre circulación de productos, exigida por Estados Unidos y las multinacionales Banco Mundial y Fondo Monetario, los países latinoamericanos deben permitir la libre movilización de capitales extranjeros y crear las condiciones que propicien su asentamiento en la región. Para cumplir, con los mandatos del imperio, los gobiernos impulsaron la privatización, legislaron en favor de las maquilas y abrieron sus mercados bursátiles a los llamados "fondos país".

Relato: LA HISTORIA DE ANTONIA POTES

Germán Patiño

Germán Patiño (Cali, 1948) es miembro de la dirección nacional de nuestro partido y responsable del regional del Vale del Cauca. Ha adelantado en distintas regiones del país labores partidarias y, en el Valle, se ha consagrado además a la investigación histórica y a la literatura.

En noviembre de 1992 publico Herr Simmonds y otras historias del Valle del Cauca, un libro de crónica histórica en que se rememoran, en un estilo narrativo ágil y ameno pero ceñido rigurosamente a las fuentes documentales, hechos y personajes de Cali y demás villas riberanas.

Merecen destacarse en la obra una serie de relatos que ambientan los inicios de la navegación en el río Cauca: “De la navegación y de la vida rivereña en el Valle colonial”; “Noticias del vapor Cauca” y “Herr Simmonds y el primer viaje del vapor Cauca”, titulo al volumen.