Tribuna Roja Nº 74; octubre 4 de 1997

LAS BATALLAS DE OCTUBRE

En octubre se dará remate a las campañas electorales para elegir mandatarios y cuerpos legislativos del nivel municipal y departamental, sin que sobre Colombia cese el oleaje de la política intervencionista de los Estados Unidos y cuando las contradicciones que con esa política como eje se generan adquieren un alto grado de agudización, y aparecen situaciones enrevezadas y manifestaciones enervantes de la vida política y social.

I

Es sabido que en las democracias burguesas y aun en sus recortados remedos, como es el caso de Colombia, se pregona una serie de derechos y reivindicaciones con el fin de disfrazar y pulir la dominación de clase. También es conocido que el rompimiento y negación de ese pregón es precisamente lo que le ha permitido llegar a grados de dominación como los encarnados por el imperialismo. Por lo que es apenas natural que ahora el gobierno de Estados Unidos recurra a la agitación tradicional de cuestiones como la libertad de prensa, la igualdad ante la ley, los derechos humanos, el derecho al trabajo, e incluya otras novísimas como el cuidado y desarrollo de las condiciones ambientales y ¡hasta la satisfacción de algunas reivindicaciones laborales! Se arropa con ellas y las convierte en su causa para enmascarar la intervención en cuestiones decisivas de la vida nacional. Es la nueva y maliciosa sutileza con que quiere acompañar los actos de desnudo y grosero quebrantamiento de nuestra soberanía. Así, no es de extrañar que un anhelo tan caro a los colombianos como es el de la paz, comience a figurar entre las "preocupaciones" de la política norteamericana.

¡DERROTEMOS LA PRIVATIZACIÓN DE LAS TELECOMUNICACIONES!

Eberto López Machado, presidente de Sittelecom

La decisión de entregar los servicios más rentables al capital privado y liquidar a Telecom fue adoptada hace rato, desde el momento mismo en que Barco, Gaviria y Samper aceptaron plegarse a las imposiciones políticas, económicas y sociales de la recolonización norteamericana. Las diferentes variantes que han asumido los tres gobiernos nunca se han apartado del norte privatizador. El único obstáculo ha sido, es y será la posición patriótica de los trabajadores.

La actitud de Samper y de los funcionarios del ramo ha sido vergonzosa. Empeñaron su palabra en un acuerdo convencional con los sindicatos de Telecom, comprometiéndose a adelantar un proceso de discusión abierta sobre lo conveniente o no de allanar el camino a la competencia. En siete foros regionales y uno internacional, los neoliberales fueron arrinconados por los argumentos de sindicalistas, expertos nacionales y extranjeros, senadores, representantes, diputados, concejales y organizaciones populares. La conclusión de este proceso fue tajante: la apertura a la competencia en la larga distancia es un aleve atentado contra el interés nacional.

EL GOBIERNO DE SAMPER: RUINA Y FELONÍA

alfonso Hernández

Colombia entró penosamente en el cuarto año de la presidencia de Ernesto Samper. Éste no sólo ha desvencijado la capacidad productiva del país, también hizo jirones su soberanía. Hay quienes dicen que mostró un gran aguante ante la acometida norteamericana, pues se mantiene en el cargo. No carecen de razón. Durante cerca de tres años el presidente viene soportando, sin una protesta, sin un gesto de dignidad, los oprobios con los que lo cubren los emisarios de la Casa Blanca. No renuncia porque apacigua a sus amos entregando día tras día el patrimonio material y moral de la república.

Privatización del sector eléctrico: OMINOSA ENTREGA DE LA EEB

Alejandro Torres

El 15 de septiembre, Luz de Bogotá y Capital Energía, compañías de fachada de la trasnacional española Endesa, prácticamente se apropiaron de la Empresa de Energía de Bogotá, EEB, mediante la compra de la mitad de las acciones de Emgesa y Codensa, sociedades en las cuales el gobierno concentró las actividades de generación y distribución de la empresa capitalina y a las que se había subvalorado de manera escandalosa para poder presentar el torticero negociado como un éxito para Colombia. Éste es el más reciente capítulo de la aberrante entrega de la propiedad eléctrica del país a los monopolios, que ya se apoderaron de 50% de nuestra capacidad de generación; y una prueba de que, cuando se trata de servir a los intereses imperiales, samperistas y mockusistas son el mismo perro con la misma guasca.

EXTRADICIÓN PROGRINGA Y ANTINACIONAL

(Transcripción de algunos apartes de la intervención del camarada Marcelo Torres en el Senado, el 9 de septiembre de 1997.)

Marcelo Torres

Estados Unidos necesita restablecer esta institución en Colombia, la extradición, por los enormes intereses económicos que gravitan alrededor del mercado más grande del planeta: el mercado ilegal de los estupefacientes, de las drogas ilícitas o sustancias sicoactivas. Un profesor de la Universidad de California, doctor en economía, Raúl Fernández, ha dicho que este mercado oscila entre 120 mil y 600 mil millones de dólares anuales. La Junta de Fiscalización del Consumo de Narcóticos de la ONU lo calcula entre 500 mil y 600 mil millones. El subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, Ronald Noble, en diciembre de 1995, puntualizó, en Buenos Aires, que el producido mundial de narcóticos oscilaba entre 300 mil y 600 mil millones de dólares al año. Sí, señores senadores, más que la cifra del negocio automovilístico en el mundo entero, más que el negocio petrolero, diez veces la venta de armas. Se trata de un negocio gigantesco. (...)

AUTONOMÍA FRENTE A LA NACIÓN, SOMETIMIENTO A LOS MONOPOLIOS

Francisco Cabrera

En abril de este año se conoció la primera parte de un informe contratado por la Cámara de Comercio con la firma gringa Monitor Company, en el que la principal recomendación es convertir a Bogotá en "ciudad Estado", independizándola de la nación. El estudio, titulado Fuerza Capital, ha sido utilizado para aleccionar a los cuadros directivos del gobierno y a los principales líderes gremiales, políticos y cívicos de la ciudad.

Va quedando claro el verdadero significado de la autonomía que se puso de moda en Colombia desde cuando se aprobó la Constitución de 1991. Autonomía se le entregó al Banco de la República y a los entes territoriales, a las empresas del Estado y a las poblaciones negras e indígenas, y se la encuentra dondequiera por entre la maraña de normas reglamentarias y organismos creados por la nueva Carta. ¿Cuál es el significado de tal autonomía? ¿A quién le sirve? Algunos hechos relacionados con grandes contratos en ciudades como Bogotá, y ciertos rasgos de las privatizaciones, nos ayudarán a aclarar estos interrogantes.

En la Habana a comienzos de agosto: EL MOIR EN EL ENCUENTRO MUNDIAL DE TRABAJADORES CONTRA EL NEOLIBERALISMO

(Texto escrito por Héctor Valencia, secretario general de nuestro Partido, como nota de presentación al libro «El MOIR, forja de la resistencia en Colombia». Con esta publicación asistimos al Encuentro Mundial contra el Neoliberalismo, en La Habana. Fueron distribuidos más de 900 ejemplares)

1

Como lo indican los acontecimientos de estos tiempos, el advenimiento y los trechos inaugurales del nuevo milenio estarán signados por tenaces y decisivas luchas de la clase obrera y los pueblos contra la política de recolonización que el imperialismo norteamericano, compelido por sus contradicciones internas y externas, ha puesto en marcha por todos los confines de la tierra. Luchas ineluctables ya que a este imperialismo lo embelesa hoy el mayor de sus extraviados sueños: tener una hegemonía incontrastable. Y la busca ahora con afán, apoyándose en un vasto arsenal militar que blande y utiliza por doquier con el propósito de abrumar y doblegar a todas las naciones.