Tribuna Roja Nº 77; junio 8 de 1999

Editorial: POR LA UNIDAD Y LA SALVACIÓN DE COLOMBIA

Hector Valencia, secretario general; Bogotá, abril 7 de 1999

La nación se debate en la peor crisis de su historia debido al proceso de recolonización al que la ha sometido Estados Unidos y enfrenta una real amenaza de fragmentación al consentirse la intervención de Washington en el actual proceso de paz. Una década de apertura económica arruinó el agro y la industria, disminuyó los ingresos de los asalariados, acrecentó el desempleo y generalizó la pobreza hasta niveles nunca vistos. Es evidente que el arribo a la jefatura del gobierno de un ferviente partidario del neoliberalismo y el resto de políticas impuestas por el imperio norteamericano, como lo es Andrés Pastrana, entraña mayores peligros para el futuro del país.

EL DE PASTRANA, UN PLAN PARA SUBASTAR EL PAÍS

Alfonso Hernández

El pasado 5 de mayo, cerca de medianoche, el Senado aprobó al Plan Nacional de Desarrollo denominado Cambio para Construir la Paz. Para imponerlo, el gobierno, haciendo uso de los métodos de la democracia participativa, arremetió a bastonazos y con gases lacrimógenos contra las masivas protestas de educadores, trabajadores de la salud, obreros, estudiantes y padres de familia, quienes durante semanas colmaron las plazas y calles principales de ciudades y pueblos. El mamotreto en mención legisla sobre lo habido y por haber y el Congreso está obligado a aprobarlo en un plazo perentorio o el presidente lo expide por decreto. El pupitrazo que dio vida legal al Plan, lleno de prédicas acerca de la transparencia, fue antecedido por el corte de la señal de televisión para facilitar el agitado bazar de prebendas para los parlamentarios de la Alianza para el Cambio y los demás que comprometieran su voto. Fue tal la premura que, según Portafolio del 25 de mayo, el gobierno "lo estudiará a fondo", pues "no se supo qué quedó y qué no."

DEFENDAMOS LA CAJA AGRARIA

Pastrana, como fiel servidor de la política imperialista, mantiene la Caja en total parálisis. El crédito agropecuario se encuentra cerrado y los servicios bancarios restringidos. Se ha iniciado una campaña de desprestigio institucional orquestada desde las distintas dependencias oficiales, especialmente desde Planeación y los Ministerios de Hacienda y Agricultura.

Con el sofisma de la «reestructuración», Pastrana quiere culminar la obra de sus antecesores y se halla presto a liquidar definitivamente la institución más importante y necesaria para la reactivación del campo colombiano. Para ello ha anunciado que hará uso de las facultades extraordinarias contenidas en la ley 489 de 1998, que le permiten "suprimir, fusionar, reestructurar o modificar" cualquier entidad pública. El gobierno pretende confundir al país señalando que habrá una "nueva Caja Agraria" más eficiente y moderna al servicio de los campesinos. La verdad es distinta. Lo que se busca es acabar con una entidad que le ha servido al desarrollo de la producción agropecuaria y, de contera, arrebatarles los derechos a sus trabajadores eliminando la convención colectiva y la organización sindical.

UNIDAD ANTE ARREMETIDA DE LOS BANCOS

El sector financiero ha sido consecuente impulsor de la política neoliberal agenciada por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, primer beneficiario de la apertura y ariete para la recolonización de nuestro país. De 1990 a 1997, en aplicación de la reforma financiera y ayudado por la reforma laboral de Gaviria, el gobierno adecuó el sector bancario para que los grandes financistas extranjeros encontraran entidades saneadas, listas para recibirlos y que se prestaran a la política de expansión mundial.

La llegada a los bancos colombianos de capital español obedece, por un lado, al modelo neoliberal de apertura económica impuesta por el imperialismo norteamericano. Y por el otro, a que los dos colosos ibéricos, el Banco Bilbao Vizcaya, BBV, y el Banco Santander, libran una contienda ante la proliferación de oficinas y la saturación del mercado en la madre patria. En consecuencia, ambos conglomerados decidieron salir a respirar otros aires, tras la meta, declarada con excepcional franqueza por ellos mismos, de "explotar" este mercado y "obtener mayor rentabilidad para sus accionistas".

Después del terremoto en el Eje Cafetero: LOS QUINDIANOS SE UNEN Y COMBATEN POR SUS DERECHOS

Recorrer los escombros de los pujantes municipios y veredas del departamento del Quindío arruga el corazón. Hay tantas fachadas de viviendas sostenidas por palos de guadua, al lado de las que se derrumbaron definitivamente, de las que medio sostuvieron un precario tejado, de las que aplastaron vidas. La visión de sus gentes, arracimadas en cambuches, entre el barro y los desechos, irrita el cerebro. Ser testigo de cómo la solidaridad del pueblo colombiano se la ferian los más inescrupulosos negociantes, levanta la indignación. Por fortuna, la creciente organización de las masas populares y la disposición que manifiestan para la defensa de sus intereses, hacen surgir el optimismo y levantan la moral.

LA CIENCIA, LA EDUCACIÓN Y LA CULTURA EN LOS TIEMPOS DEL NEOLIBERALISMO

Guillermo Alberto Arevalo

El Fondo Monetario Internacional, FMI, declaró recientemente que Colombia está "bien enrutada". Se basa tal opinión, entre otros aspectos, en la disminución del déficit fiscal. Todo el mundo sabe que sus dictámenes tienen como referencia las ganancias o pérdidas del capital financiero internacional.

Pero ¿de dónde está recortando el gobierno de Pastrana los dineros que le permitan obtener tales felicitaciones? Entre los renglones afectados están justamente algunos de los que más necesita la población: la salud, la educación. la ciencia y la cultura.

EL RETORNO DE LOS BRUJOS

David Rodriguez

El pasado 8 de mayo llegó al país Jeffrey Sachs, el gurú, «el economista más grande del mundo», según lo anunciaron El Tiempo y Portafolio. Jeffrey Sachs es uno de los más nombrados teóricos neoliberales. Dirige el Instituto de Desarrollo de la Universidad de Harvard y con mano segura ha orientado al descalabro las economías de Rusia y de Polonia, entre otras de las favorecidas por sus luces.

En el mes de julio de 1997 publicó un estudio titulado El crecimiento de Asia, en el que pronostica que los «dragones» y los «tigres» tienen asegurados treinta años de prosperidad ininterrumpidos. En el mismo mes estalló la crisis financiera que asoló a todo el Sudeste Asiático. El brebaje que receta a los países rezagados consiste en dedicarse a exportar a las metrópolis productos y servicios intensivos en mano de obra. Él, en un alarde de originalidad, los llama «productos de clase mundial». A su juicio, los Estados que deseen progresar deben atraer a las trasnacionales y no preocuparse por el mercado interno. Los países que progresan son los que tienen mercados internos pequeños, puesto que los grandes los desvían de las exportaciones. Aconseja entregar a precios razonables los recursos naturales básicos, los cuales también apartan a las naciones del esfuerzo por ligarse a las cadenas de los grandes consorcios.

FELIPE, MOIRISTA DE PRINCIPIO A FIN

Gabriel Fonnegra

En octubre de 1965, un puñado de jóvenes logra romper al fin con el cerril oportunismo que invadía sus filas. Acaudillados por Francisco Mosquera, dan vida al documento Hagamos del Moec un auténtico partido marxista-leninista,1 se proveen de un estado mayor y excavan los cimientos de una corriente nueva, la de la clase obrera revolucionaria. De ese primer Comité Ejecutivo Central, el de los fundadores pioneros, hacía parte un hombre de 21 años, nacido en Medellín: Carlos Arturo Londoño. En la actividad conspirativa utilizaba el nombre de batalla de Sebastián y después había de llamarse Felipe Mora, pero quizá en la historia revolucionaria será recordado como Felipe, a secas, como fraternalmente fue llamado por la militancia moirista.

Ibagué, 9 y 10 de junio de 1999: FORO POR LA SALVACIÓN NACIONAL AGROPECUARIA

(Ángel María Caballero, coordinador nacional, y Jorge Enrique Robledo, secretario general, del importante Foro que debe realizarse en la capital del Tolima, nos han hecho llegar el programa del evento y la invitación que están enviando a las organizaciones y personalidades del sector)

En desarrollo de las labores de coordinación del Comité Nacional por la Salvación Agropecuaria, y luego de realizar consultas, convocamos al foro "El impacto de la apertura en el sector agropecuario" y al Primer Congreso Nacional por la Salvación Agropecuaria, el 9 y 10 de junio próximos, en el Salón de Convenciones Alfonso López Pumarejo de Ibagué.

Otro paso en la desintegración y recolonización de las naciones: YUGOSLAVIA ARRASADA POR EL IMPERIALISMO

Alejandro Torres

Mediante la aprobación, el pasado 3 de junio, del llamado plan de paz del Grupo de los Ocho por parte del Parlamento yugoslavo, se selló, tras una heroica resistencia, la derrota de Yugoslavia y de su pueblo a manos del criminal ejército de la Otan, comandado por Estados Unidos.

La toma de Kosovo, indiscutida provincia de Serbia, se constituye en el más reciente paso de la política imperialista para desintegrar a Yugoslavia. En este episodio se resume un aspecto esencial de los actuales misterios de la política internacional.

La atomización a sangre y fuego de la patria de Tito se hizo para consolidar la dominación colonial, pues ya desde mediados de los ochentas se venía aplicando allí la política neoliberal con todo su catálogo de medidas deletéreas: aniquilamiento de las reivindicaciones de los asalariados; adopción de la propiedad privada (en vista de que Yugoslavia tenía un pasado socialista); trato preferencial al capital extranjero; venta de la propiedad estatal; destinación al pago de la cuantiosa deuda externa de los recursos federales; inducción de un enorme déficit fiscal al vender los bienes públicos y abrir las importaciones; desmantelamiento de la banca nacional; entrega de las empresas oficiales a los acreedores; desplazamiento de la producción doméstica de su mercado natural; elevación ilímite de las tasas de interés.

0 | 10