Tribuna Roja N°43, Bogotá; mayo de 1982

Discurso de Francisco Mosquera: EL MOIR NO PUEDE SILENCIARSE NI SUSTRAERSE AL DEBATE ELECTORAL

Queridos compañeros y amigos:

Cuando determinamos en 1972 concurrir por primera vez a la justa electoral, éramos un Partido en ciernes, no mayor de ocho o nueve centenas de miembros y relegado a escasas poblaciones de unos cuantos departamentos. Al tenor de una serie de consideraciones de principio rompimos autocríticamente con la abstención, el último lazo que aún nos ataba a las posiciones extremo-izquierdistas, de las que nos veníamos apartando de manera progresiva y tras agudas luchas ideológicas, desplegadas tanto dentro como fuera de nuestras filas. La abstención encarna la consigna predilecta con que las sectas del anarquismo han renegado siempre de toda actividad política. Nosotros habíamos aprendido ya del marxismo y de las costosas experiencias de la década del sesenta, que la revolución no empieza por los grandes estadillos, los cuales, cuando llegan, constituyen el acto final del largo drama de acumulación de fuerzas y de convergencia de factores favorables, y no el producto inmediato de las proclamas de quienes se arrojan a derrumbar los poderes establecidos con acciones descabelladas y con el único concurso de un puñado de insurrectos.

SEGUIMOS EN CAMPAÑA CON EL NOMBRE DE MARCELO TORRES

Eran alrededor de cien los delegados a la Conferencia Nacional del MOIR, celebrada en Bogotá los días 3 y 4 de abril último. Se habían congregado para efectuar el balance del primer tramo de la campaña electoral, concluido el 14 de marzo, y para decidir si se continuaba en los comicios, o, ante el desistimiento que Consuelo de Montejo hizo de su postulación, se optaba mejor por no insistir en la brega. Ninguno desconocía los prominentes escollos a que estaría abocado el partido si se determinaba proseguir; más todos estaban también conscientes de que la peor resolución, la que menos se avendría a los principios defendidos y al espíritu de lucha desplegado, sería la de dejarles por cerca de dos meses el terreno, sin contradictores, a los representantes ideológicos de la reacción y del oportunismo. Por ello aprobaron unánimemente el informe presentado por su Secretario General, en el que, no obstante reconocerse los reveses derivados de la baja votación y las demás dificultades de la hora, se insiste con absoluta claridad sobre los beneficios que a las fuerzas revolucionarias les reporta el terciar en el debate, así el proceso electoral y hasta los guarismos se hallen reglados y definidos de antemano para perpetuar “democráticamente” en el mando a la coalición bipartidista gobernante.

TRÁGICAMENTE PERECEN DOS CAMARADAS

El 30 de abril murieron Ibagué, en un accidente de tránsito, los queridos camaradas Arcesio Vieda y Félix Amaya dirigentes del MOIR en el Tolima.

Arcesio había nacido en Garzón, Huila, hace 32 años. En 1972 ingresó a las filas del Partido y pronto se constituyó en líder de la Juventud Patriótica en la Universidad Santiago de Cali. Más tarde, como trabajador del Banco del Estado, contribuyó a la organización de los bancarios y se unió a la lucha que estos libraron a finales de 1974. Al ser despedido de su empleo por sus ideas, se fue a trabajar al frente de barrios en Cali. En 1975, acogiendo el llamado del Partido, se vinculó a las masas del campo y a los poblados del norte del Tolima. En este departamento integró el Comité Ejecutivo Regional. Quienes marcharon a su lado en cumplimiento de las bregas partidarias, no olvidarán jamás su entrega ejemplar al trabajo, su ánimo erguido y su férrea voluntad de servir al pueblo.

¡LIBERTAD PARA JUAN SIMÓN RICO!

Desde hace cien días, el ejército mantiene encarcelado a Juan Simón Rico dirigente del MOIR en la intendencia del Arauca y secretario de la organización campesina de esa región, Ocida. El camarada fue arrestado el pasado 25 de enero y trasladado a la cárcel de Yopal, Casanare, donde se le ha querido aplicar el Código Penal Militar con acusaciones desde todo punto de vista falsas.

Ante la falta de pruebas en su contra, las autoridades han demorado los procedimientos, buscando además entorpecer la campaña electoral del FUP en Arauca.

Atropellos en Caucasia El 28 de marzo pasado, ante centenares de personas reunidas en Caucasia, Antioquia, para presenciar la última etapa de la "Clásica Ciclística del Bajo Cauca", un policía disparó contra Nicolás Pasos Zabaleta, de 24 años, popular deportista y comerciante de la localidad. Nicolás fue conducido posteriormente al hospital, pero falleció antes de llegar.

Discurso de Marcelo Torres: "SIN PARTIDO NO HAY PODER Y SIN PODER NO HAY VICTORIA"

Compañeros y compañeras:

No había surgido en la Colombia contemporánea, ni en la paz ni en la guerra, una fuerza política suficientemente capaz y consecuente hasta el fin con los interese de nuestro pueblo, no sólo para señalarle que la única solución a todas sus tragedias es la revolución, sino con la firmeza indispensable para perseverar en ese rumbo. Esa fuerza, hoy en día, existe. Es el MOIR, es esta corriente revolucionaria; somos nosotros, aquí, ahora, apretujados, anhelantes, con el ánimo encendido y con nuestras banderas en alto fieramente empuñadas. Agrupados en una corriente revolucionaria incipiente, sí; delgada, es cierto, cual un hilo de luz en la oscura medianoche que vive Colombia. Pero invencible; invencible porque está armada con una línea, la de la revolución de independencia nacional de nueva democracia en marcha al socialismo; porque está integrada por centenares de cuadros dedicados a la causa del pueblo y por miles de militantes y amigos y, sobre todo, porque está encabezada por un gran jefe, el jefe de los descamisados de Colombia, Francisco Mosquera.

"EL FUP ÚNICA FUERZA AUTÉNTICAMENTE REVOLUCIONARIA"

Medellín, abril 16 de 1982

Compañeros: Comando Nacional del FUP

Ante el permanente embate de los partidos tradicionales que durante centuria y media han mantenido su hegemonía en el país, se hace necesaria la presencia sólida de un baluarte en el cual se estrellen las posiciones obsoletas de la oligarquía liberal-conservadora, y que sirva, a su vez, como punta de lanza en el pueblo colombiano en la lucha por la emancipación nacional y el resto de transformaciones revolucionarias que demanda Colombia. En esta labor, el Frente por la Unidad del Pueblo ya ha obtenido resultados importantes, y en la primera etapa de los comicios actuales, como en los anteriores, difundió profusamente las ideas avanzadas, a través de una vigorosa campaña de agitación y propaganda.

"NO DESCANSAREMOS HASTA LOGRAR LA VERDADERA Y DEFINITIVA INDEPENDENCIA"

Magangue, Bolívar, abril 15 de 1982

Marcelo Torres Bogotá

Insalvables inconvenientes de orden personal impídenme estar mañana a tu lado. Aprovecho esta historia oportunidad para manifestar la satisfacción queme produce. Como compañero de luchas y como costeño, tu merecida y popular exaltación a la candidatura presidencial del FUP, fuerza patriótica y revolucionaria que lucha denominadamente por destruir el régimen oligárquico proimperialista que tiene en Galán, Betancur y López a sus mejores adalides, y por impedir que, una vez el pueblo derrote a la burguesía lacaya del imperialismo norteamericano, sea sojuzgado por el socialimperialismo soviético, a semejanza de lo acaecido con el glorioso pueblo cubano que hoy ve que fueron en vano los incontables sacrificios del Cuartel Moncada y de Sierra Maestra.

Francisco José Castillo Noguera: "CÁLIDO SALUDO Y VOZ DE ALIENTO"

Cúcuta, abril 16 de 1982

Marcelo Torres Bogotá

Estimado compañero y amigo:

Convencido de la necesidad del cambio estructural de Colombia e identificado con los planteamientos del FUP, considero necesario, una vez conocidos los resultados electorales, seguir enarbolando la bandera de la Revolución auténticamente colombiana y continuar contribuyendo en el adoctrinamiento sincero de la causa, por los medios a nuestro alcance. Si bien es cierto que el retiro de la candidatura de Consuelo de Montejo constituye un impase más en la difusión de nuestras ideas, la aceptación por parte suya es un reto de esperanza, de renovación y de ánimo en la gran lucha que hoy se reinicia.

Carta de Consuelo: "RETIRARME DE LA CONTIENDA ELECTORAL NO QUIERE DECIR QUE HAYA ABANDONADO EL CAMPO DE BATALLA"

Bogotá, D.E. marzo 24 de 1982

Señores

Frente por la Unidad del Pueblo Francisco Mosquera del MOIR Jaime Piedrahita Cardona, de Anapo Revolucionaria Enrique Molinares, del Movimiento Unitario Liberal Enrique Hernández, del Movimiento de Insurgencia Liberal Germán Pérez Ariza y José Zamudio del Movimiento Independiente Liberal.

Compañeros:

Cuando ustedes gentilmente me ofrecieron la candidatura presidencial, en junio del año pasado, acepté sobre la base de que el país necesitaba la existencia de una oposición racional que pudiera, en las plazas públicas, hacer un análisis serio de la situación nacional que le permitiera al electorado colombiano tomar una decisión consciente en las urnas.

Respuesta de Francisco Mosquera: "SEGUIMOS INVITANDO A LOS ALIADOS A FORTALECER LA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA"

Bogotá, abril 12 de 1982

Compañera: Consuelo de Montejo

Apreciada compañera:

La decisión suya, transmitida en su carta del 24 de marzo, de sustraer su nombre a los comicios presidenciales como consecuencia de los resultados obtenidos en la primera ronda de la campaña, representa para el MOIR un revés de monta que se suma a las muchas dificultades de la hora presente. Usted sabe con cuanta insistencia tratamos de persuadirla en las reuniones de balance para que reconsiderara y retirara la renuncia de su candidatura.

Somos plenamente conscientes de que los guarismos alcanzados por el Frente son en verdad descorazonadores y de que la derrota que nos inflingieron nuestros enemigos supero toda humana previsión. Sin embargo, de antemano conocíamos las aplastantes desventajas que afrontan las agrupaciones revolucionarias cuando concurren a este tipo de eventos organizados y reglamentados por una oligarquía inescrupulosa y hábil en darle un tocado democrático al despotismo reinante, a través de manipuleo fraudulento de las elecciones.

0 | 10