Tribuna Roja N°44, Bogotá; febrero de 1983

Editorial: LAS CAÓTICAS IMPLICACIONES DEL "SI SE PUEDE"

A los padecimientos de la agotadora campaña electoral pasada y a los escasos votos obtenidos por nuestros candidatos tenemos que sumar en el balance, en esta oportunidad, la errónea apreciación en que incurrimos respecto a quién o quiénes serían los vencedores de la jornada. Nos inclinábamos a pensar, y así lo proclamamos en diferentes momentos, que el señor López Michelsen y sus adeptos, con todo y lo menguados que se hallaban por el desprestigio, la división liberal y la crisis del país, terminarían editando el segundo tomo del "mandato de hambre". Habían salido airosos por holgada distancia en la primera prueba del 14 de marzo, día en que la maquinaria legitimista, con lubricación oficial, hizo la impresionante demostración de cómo se manipulan unos comicios, por encima de los ataques viperinos de muchos de sus propios copartidarios y de las náuseas del pueblo. Aunque todavía persistían intactos los gérmenes adversos a la reelección, en el lapso que restaba para el 30 de mayo se veía venir el respaldo a López de parte de los centenares de miles de ejemplares diarios de "El Tiempo", y se rumoraba de otra voltereta no menos importante, que igualmente se confirmó, como era la teatral adhesión de Gabriel García Márquez, la estrella fulgurante de las letras colombianas. Sin embargo, el continuismo, levantado con la argamasa de la intriga, el soborno y el fraude, se desplomó estruendosamente, a semejanza de no pocas edificaciones que en nuestro medio de pronto se vienen abajo cuando más seguras parecen y sin que los constructores proporcionen una razón satisfactoria del insuceso. A Belisario Betancur le bastaron dos meses y medio para descontarle la ventaja a su contrincante y superarlo por cerca de 400.000 sufragios, arrebatando la investidura que había buscado en vano varias veces y que ahora conseguía de manera apabullante, precisamente en las votaciones más copiosas y en las que, según los cálculos de la Registraduría, también se derrotó a la abstención tradicionalmente imbatible.

EN EL CENTENARIO DE LA MUERTE DE MARX

El 14 de marzo se cumplen cien años de la muerte en Londres de Carlos Marx, a quien sólo le correspondió sacar la lucha del proletariado de entre las marañas del socialismo utópico, asentándola sobre su base material y demostrando la inevitabilidad de la victoria, sino que lego a la posteridad una inmensa fortuna de conocimientos, durante décadas de concienzudas investigaciones y tenaces trabajos, como los exponentes de la especie le han aportado al género humano. Al abandonar la existencia corpórea sometió su obra, a semejanza de cualquier mortal, a la acción oxidante del tiempo, sin que desde entonces pueda ya quitarle una coma o agregarle frase, y cuya perpetuación depende a hora, además de la calidad y la cantidad de sus defensores, del peso especifico de su propia influencia. Y un siglo es lapso más que prudencial para medir un hito histórico.

DIEZ MIL DESTECHADOS INVADEN EN FLORENCIA

La invasión urbana que tal vez repercutió con mayor fuerza en las noticias de 1982 tuvo lugar en Florencia, la capital del Caquetá, donde cerca de dos mil familias sin techo se apoderaron de un terreno de engorde, aproximadamente de 12 hectáreas, localizado en el propio corazón de la ciudad.

Los invasores levantaron sus primeras casuchas de lata y de madera durante el mes de agosto, recién inaugurado el nuevo gobierno, cuando aún estaba fresca toda la demagogia de la campaña electoral, y si los hechos protagonizados por ellos trascendieron públicamente fue porque marcaron los inicios de una serie de paros y protestas populares en varios departamentos, y porque afectaron a los dueños de uno de los latifundios más extensos que se haya conocido jamás en la historia de América del Sur: Larandia.

TOMA DE TIERRAS EN URABÁ

El 8 de noviembre pasado, cuando estaba a punto de iniciarse la sesión de apertura del Concejo Municipal de Apartadó, en la zona bananera de Urabá, se presentó un hecho que no se suele ser frecuente en un país como Colombia. Agitando rudimentarias pancartas pintadas a brochazos y gritando consignas de protesta, centenares de personas del pueblo se tomaron las instalaciones del cabildo y las calles aledañas para exigir una solución concreta a un problema concreto; la semana anterior cerca de millar y medio de familias sin techo habían invadido unos terrenos urbanos del Sena y de entidades privadas.

COLOMBIA, UNA BABILONIA DEL CAPITAL FINANCIERO

Las quiebras, los concordatos, los fraudes, las medidas intervencionistas del Estado, las fugas y los aprestamientos de banqueros, así como la pugna por la detentación del Banco de Bogotá, la toma de Colseguros por parte de los Santodomingo, la compra de Fabricato por Félix Correa, la estafa a los ahorradores de los fondos Grancolombiano y Bolivariano, y el rescate que pagó el “sindicato antioqueño” a Jaime Michelsen por la Compañía Nacional de Chocolates, hacen parte del turbión financiero que estremeció al país en los últimos años.

Un puñado de familias, asociadas al capital extranjero y favorecidas por altos estratos gubernamentales, constituyó los llamados “grupos”. Estos están compuestos por una amalgama infinita de empresas que captan el ahorro privado, reciben depósitos de particulares y de fondos oficiales, manejan el comercio exterior, sirven de intermediarios al capital extranjero y especulan con los valores bursátiles y con la propiedad raíz. El control de esos conglomerados les permite a sus dueños manipular enormes masas de dinero. En 1981, los activos de las entidades financieras superaron el billón de pesos. Con tal poder y convertidos en verdaderos buitres de la extorsión, estos Midas modernos terminaron por poner de rodillas a la economía colombiana.

RESULTADO DEL CONCURSO DE POESÍA

En febrero de 1981, TRIBUNA ROJA convocó un concurso de poseía en conmemoración del bicentenario de la Revolución Comunera. El jurado, constituido por Alfredo Iriarte, Conrado Zuluaga y Jairo Aníbal Niño, emitió su veredicto declarando desierto el premio, sin embargo, la Comisión de Redacción de TRIBUNA ROJA escogió, como un reconocimiento al esfuerzo de los concursantes, las mejores muestras seleccionadas entre más de cuarenta colaboraciones, con el objeto de publicarlas.

Los poemas fueron escritos por Alcira Nassar Bechara, publicista, y Carlos Julio Gutiérrez Roa, estudiante universitario.

ALARMANTE LA INSEGURIDAD INDUSTRIAL EN EL PAÍS

En julio de 1977 el gas grisú de los socavones, convertido a 300 metros bajo tierra en un turbión de llamadas, puso fin trágico a la vida de ochenta y seis mineros del carbón en Amagá, Antioquia y un alud sepultó a cinco más el 7 de noviembre de 1981, casi en el mismo corredor de la mina “Villadiana” donde ocurrió el siniestro anterior. Otros trece compañeros, 38 días después, quedaron atrapados por un deslizamiento de rocas en un profundo manto de la mina “La Aurora”, también de Amagá; consiguieron salvarse porque el derrumbe no echó a perder la tubería utilizada para extraer el agua, ni interrumpió por consiguiente el paso del aire. Y el 25 de mayo de 1982, en la localidad de Neira, Caldas, una avalancha de lodo y piedras aplastó a 23 obreros de “La Concha”, una cantera de caliza perteneciente a Cementos Caldas, sorprendiéndolos en momentos en que se guarecían de la lluvia. En Colombia, los gases inflamables y los desprendimientos de rocas siguen constituyendo, como en la Europa del siglo XVIII, las principales causas de mortalidad en las minas, junto con las enfermedades pulmonares. Y tal es el atraso del país en este campo que, según lo ha reconocido el mismo Ministerio de Salud, el 66% de la explotación carbonífera en galerías subterráneas se realiza con iluminación de llama abierta, sin aireamiento de ninguna clase y empleando la pica, la pala y la tracción humana.

A LOS 20 AÑOS LA MATANZA DE SANTA BÁRBARA

Un 23 de enero, de esto hace ya 20 años, cerca de 200 operarios en huelga paralizaron la factoría de cementos El Cairo, situada a orillas del río....... y a escasos kilómetros de Santa Bárbara. El Cairo, eje de la producción Cementera de Antioquia, suministraba un poco más de 600 toneladas diarias (el 40% del total en el departamento) y proveía de materia prima clinquer, a Cementos Argos de Medellín. El conflicto, originado en la frustrada negociación de un pliego de peticiones, entrañaba así un desafío a los monopolios de la construcción y el cemento, en particular al constituido por Argos, Nare y Cairo, que controlaba por entonces la cuarta parte del mercado nacional.

ENCUENTRO CAMPESINO EN MAGANGUE

El pasado 24 de octubre se celebró en Magangue un exitoso encuentro de trabajadores del agro convocado por la Junta Departamental de la UCIB – Unión Campesina Independiente de Bolívar, al que asistieron más de 70 delegados de 11 corregimientos del puerto y de la zona de El Chicagua, Córdoba y La Peña. Al acto concurrieron también representantes de varios sindicatos y organizaciones del pueblo, así como invitados especiales de San Martín de Loba y de Barranco de Loba, frente a la isla de Mompós.

En la reunión se analizó de manera pormenorizada la situación del campo colombiano a escala nacional y local, y se tomaron importantes decisiones para el trabajo futuro de la UCIB. Entre ellas se destacan la de consolidar y fortalecer la unidad de los labriegos pobres y medios del departamento, la de elevar el nivel cultural y político de los campesinos de la región mediante cursillos y conferencias, y la de apoyar incondicionalmente los combates grandes y pequeños que libran a diario los agricultores de la zona.

COLPUERTOS: CAMPAÑA TENDENCIOSA

El gobierno de Betancur declaró ilegal un paro que llevaron a cabo los siete mil quinientos trabajadores de Colpuertos en Buenaventura Barranquilla, Cartagena y Santa Marta el pasado 18 de enero, militarizo los terminales marítimos y autorizó a la empresa para que despidiera al día siguiente a 18 activistas del sindicato. La discusión del pliego se reanudo sin embargo a fines de enero, no sin que al mismo tiempo el periodismo de la reacción montara una mendaz campaña para mostrar a los trabajadores como lo responsables de la quiebra a que perece esta abocada Colpuertos. La gerencia ha esgrimido como argumento los salarios relativamente altos que devengan unas cuantas personas, buscando hacer creer a la opinión pública que todos los obreros portuarios perciben sueldos multimillonarios. Estos han demostrado, por el contrario, que la crisis de Colpuertos se origina en la corrupción administrativa y en la política entreguista de los sucesivos regimenes, que no han vacilado en poner a la entidad estatal bajo el dominio de los monopolios privados.

0 | 10 | 20