ASAMBLEA NACIONAL FRENTE AL ALCA Y EL TRATADO BILATERAL CON ESTADOS UNIDOS

Las organizaciones abajo firmantes a través de sus voceros y voceras en representación de las mayorías del pueblo colombiano y participantes de la Asamblea Nacional frente al Acuerdo bilateral y el ALCA, realizada el 21 de noviembre de 2003 en Bogotá Colombia, frente a la decisión gubernamental del gobierno de Uribe Vélez de avanzar hacia la firma del ALCA y de un acuerdo bilateral con los Estados Unidos hacemos las siguientes consideraciones y exigencias.

DECLARACIÓN

El país se encuentra frente a decisiones de magnitud incalculable. Los acuerdos de libre comercio se constituyen en una máxima instancia a la luz de los cuales se juzgará toda la conducta económica de una nación, obligan a todos los gobiernos futuros y otorgan más facultades y poderes a las transnacionales que a los ciudadanos del país. Los litigios que se presenten deberán resolverlos tribunales extranacionales, perdiéndose la soberanía judicial sobre los más importantes procesos económicos. Además de los notorios y graves perjuicios económicos que causan, imposibilitan la acción económica del Estado. Esto es evidente en las normas propuestas sobre inversión, comercio de servicios y compras gubernamentales que rebasan los acuerdos de la OMC y están actualmente en discusión en todo el mundo. Se busca especializarnos en productos tropicales sin mayor importancia, supeditar cualquier esfuerzo industrializador a los caprichos de la inversión extranjera y pauperizar a la población.

El proceso vivido es aún más grave si se recuerda que Colombia ha sido, en los últimos trece años, víctima de la apertura económica, que bajo la teoría del Consenso de Washington y en aplicación de las políticas de ajuste, disminuyó la capacidad económica del Estado, inició un acelerado proceso de desindustrialización, llevó a la pérdida de novecientos mil empleos y de ochocientas mil hectáreas antes dedicadas a la agricultura y entregó a la voracidad de las transnacionales numerosas e importantes empresas estatales. Todo ello agravado por la violencia generalizada que azota el país. Después de suscribir con el FMI bajo el chantaje de la deuda sucesivos acuerdos de carácter recesivo, nuestro país se encuentra en el peor momento de debilidad de los últimos cien años, con una balanza de pagos estructuralmente deficitaria, y se ve obligado, a pesar de que la deuda externa ya es gigantesca, a nuevos y onerosos endeudamientos.

Durante las negociaciones que el gobierno de Uribe Vélez ha adelantado para suscribir el tratado del Área de Libre Comercio de las Américas, ALCA, y ante su propósito de suscribir un tratado bilateral de libre comercio con Estados Unidos, los sectores afectados y la sociedad entera han expresado de muchas maneras su preocupación, su crítica y su oposición a lo que tan precipitadamente, de forma inconsulta y a través de un proceso muy poco transparente se pretende imponer al país:

1. Los trabajadores y trabajadoras del campo y la ciudad se preocupan porque ambos tratados encarnan la renuncia definitiva a la ampliación del mercado interno. De hecho, las políticas de ajuste que descargan el peso de la crisis sobre los trabajadores, han promovido la reducción de los costos laborales, el empobrecimiento generalizado, los despidos masivos y el aumento del desempleo y del sector informal tan golpeado en su derecho al trabajo. Esta oferta de trabajo a bajo costo es aprovechada para implantar la subcontratación y la tercerización, llevando a la violación de los derechos de asociación y negociación colectiva. Con estos tratados se agravarán estas tendencias

2. Las mujeres denuncian una degradación de las condiciones laborales, familiares, sociales y el , desplazamiento forzado donde son las principales victimas y como se agudizará aún más la feminización de la pobreza si se suscriben estos acuerdos.

3. Los productores agrarios han expresado de una u otra forma su rechazo a los acuerdos, como los cultivadores de caña, palma, papa, arroz, cereales y soya, pues saben que serán notoriamente perjudicados en tanto que los avicultores y lecheros dicen que no sobrevivirán; los caficultores afirman que la crisis que padecen hace más de una década se agravará. Las masas de campesinos ven amenazada la supervivencia de la economía campesina y advierten que se perderá la seguridad y soberanía alimentaria.

4. En el terreno industrial, las empresas farmacéuticas temen su desplazamiento por las multinacionales y la pequeña y mediana industria anota que no está preparada para la competencia. La imposición de un capitalismo salvaje destruirá el sector solidario.

5. Los productores, tanto de la industria como del campo, temen la profundización de la quiebra ante la avalancha de productos extranjeros que ingresará al país en la medida en que se implementen los tratados y también temen el estrechamiento del acceso al crédito en la medida en que se profundizará el carácter especulativo del sector financiero.

6. Los sectores de la salud consideran que las definiciones sobre propiedad intelectual implicarían un mayor deterioro de las condiciones para el acceso de los más pobres a este derecho.

7. Los profesionales denuncian el riesgo de ser desplazados por las firmas multinacionales de prestación de servicios y de ser sometidos a reglas de formación, ejercicio profesional y empleo que no responden a las necesidades e intereses nacionales como se vislumbra en el caso de la contaduría, la ingeniería civil y las profesiones de la salud.

8. Los defensores del medio ambiente denuncian el peligro del saqueo de la biodiversidad y el deterioro de los ecosistemas.

9. Los pueblos indígenas y de afrodescendientes denuncian desde ya el peligro que corren sus territorios y culturas ancestrales.

10. Todos los colombianos se preocupan por la mercantilización de la salud y la educación y la privatización de los servicios públicos que tendrían un efecto social devastador.

11. Los municipios se alarman al ver que se restringirán sus facultades en la asignación del presupuesto para compras estatales que favorezcan la producción nacional y ante el marchitamiento de las industrias locales.

Tan grave es la situación que aun los pocos estudios que entidades gubernamentales y la Comunidad Andina han hecho al respecto, revelan que la mayor parte de los sectores industriales serán gravemente afectados, que las importaciones aumentarán más que las exportaciones y que se perderán importantes ingresos fiscales como producto de la eliminación de aranceles. Del mismo modo, señalan que con el ALCA se perdería cualquier posibilidad de integración subregional, las exportaciones no se diversificarían y desaparecerían renglones enteros de la producción.

El país entero observa atónito cómo a pesar de estas quejas y voces el gobierno se limita a acatar los enfoques de Washington. A cada concesión gubernamental prosigue una nueva exigencia norteamericana. En el pasado inmediato Estados Unidos no toleró unos aranceles altos para iniciar las negociaciones, exigió la salida colombiana del Grupo de los 21 y la eliminación de mecanismos secundarios de protección como las franjas de precios y conminó al Estado colombiano a compensar a las multinacionales con las cuales tiene conflictos. Ha demostrado que no está dispuesto a hacer ninguna concesión en materia agrícola, que no someterá a las mesas de negociación su proteccionista política antidumping y que en las demás materias de negociación exigirá condiciones privilegiadas para sus multinacionales. El gobierno colombiano, sin embargo, no hace más que dar pruebas de obsecuencia. En las negociaciones multilaterales ni siquiera ha sido capaz de acompañar las posiciones críticas de otros gobiernos latinoamericanos.

Ante todo esto es necesario asumir una posición política diferente. Los tropiezos y contradicciones que ha tenido la firma de los tratados de libre comercio, demuestran que ellos obedecen no a la fatalidad de las leyes económicas sino a decisiones políticas adoptadas por los círculos gobernantes y presionadas por Estados Unidos, país que protege su economía y –utilizando su poderío económico y militar– impone sus condiciones. Es indispensable, por lo tanto, que la sociedad colombiana le haga saber al gobierno que otro es el mandato que formula la población. Existen otros caminos para fortalecer y diversificar los vínculos comerciales y económicos entre los países, y la ampliación de nuestros mercados internos, de manera que en lugar de una relación de supeditación a la política y la economía estadounidenses se logre una verdadera integración de América Latina con la economía mundial que cuente con la participación de los sectores populares y productivos y preserve la unidad latinoamericana, con mira a la cual iniciamos una gran consulta popular que involucre a todos los ciudadanos.

En consecuencia, por todas las razones anteriores y teniendo en cuenta los enormes daños que estos tratados implicarán para toda la nación, consideramos que el gobierno colombiano no debe suscribir el ALCA ni el acuerdo bilateral con los Estados Unidos.

Invitamos a todos los colombianos y colombianas, sobre los cuales indistintamente se cierne esta amenaza, a que por medio de sus organizaciones se unan a la posición de rechazo que hoy adoptamos y que representa la voz de la inmensa mayoría de nuestros compatriotas.

SUSCRIBEN ESTA DECLARACIÓN:

RED COLOMBIANA DE ACCION FRENTE AL LIBRE COMERCIO Y EL ALCA – RECALCA

COMITÉ COLOMBIA DE LUCHA CONTRA EL ALCA Y EL TLC

CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES DE COLOMBIA CUT COLOMBIA

CONFEDERACIÓN GENERAL DE TRABAJADORES DEMOCRÁTICOS CGTD

CONFEDERACIÓN DE TRABAJADORES DE COLOMBIA CTC

CONFEDERACIÓN DE PENSIONADOS DE COLOMBIA

CONSEJO CONSULTIVO LABORAL ANDINO

MESA DE TRABAJO MUJER Y ECONOMIA

COORDINACIÓN DE MUJERES TRABAJADORAS ANDINAS COMUANDE

ASOCIACIÓN NACIONAL DE MUJERES INDÍGENAS Y CAMPESINAS DE COLOMBIA ANMUCIC

IGTN- RED INTERNACIONAL DEL GENERO Y COMERCIO PUESTO FOCAL COLOMBIA

MOVIMIENTO POPULAR DE MUJERES MPM

MESA NACIONAL DE CONCERTACIÓN DE MUJERES

SINDICATO DE MADRES COMUNITARIAS

FEDERACIÓN NACIONAL DE CONCEJALES

SOCIEDAD COLOMBIANA DE ECONOMISTAS

ONIC

PROCESO DE COMUNIDADES NEGRAS

ASOCIACIÓN DE VOCALES DE CONTROL SOCIAL DE LOS SERVICIOS PUBLICOS

ASOCIACIÓN NACIONAL POR LA SALVACIÓN AGROPECUARIA

UNIDAD CAFETERA NACIONAL

UNIDAD PANELERA NACIONAL

AGROPEMCA

AGROHUILA

ANUC

ANUC -UR

CAMPESINOS DE SIACHOQUE

SINDICATO DE PEQUEÑOS AGRICULTORES DE CUNDINAMARCA

ASOCIACIÓN AGROPECUARIA BARAY HUILA

FEDERACIÓN COLOMBIANA DE EDUCADORES FECODE

ORGANIZACIÓN COLOMBIANA DE PENSIONADOS O.C.P.

SINDICATO DE TRABAJADORES DE LA EMPRESA DE TELECOMUNICACIONES DE BOGOTA SINTRATELEFONOS

SINTRASEGURIDAD SOCIAL

SINTRAISS

FENASIBANCOL

ASOCIACIÓN NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA SALUD ANTHOC

SINDICATO NAL DE TRABAJADORES DE LOS SERVICIOS SINTRAEMSDES

ASOCIACIÓN NACIONAL DE PROFESORES UNIVERSITARIOS ASPU

UNION NACIONAL DE EMPLEADOS BANCARIOS UNEB

ASOCIACIÓN DE EMPLEADOS BANCARIOS -ACEB

UNION SINDICAL DE TRABAJADORES DE LAS TELECOMUNCICACIONES USTC

SINTRABANCOL

ASFUCANDES

SINALTRABAVARIA

ASCONTROL

SINTRAGOBERNACIONES

SINTRADIAN

SINTRAOLIMPICA,

ADEC ASOCIACIÓN DE EDUCADORES DE CUNDINAMARCA

ANEBRE

ADEM

FANAL

SINTRAIME

SINTRAOLIMPICA

SINDISTRITALES

SINAL

SINTRAMETAL

SINTIES

SINAS

SINDICATO NACIONAL DE EMPLEADOS DEL BIENESTAR FAMILIAR

SINTRAINDEGA

ASMEDAS

ADUSEP

ASOTRACIGA

SINTRALACTEOS

ASOAGRO

LIGA DE USUARIOS DE LOS SERVICIOS PUBLICOS DE MANIZALEZ

ASOCIACIÓN DE USUARIOS DE LOS SERVICIOS PUBLICOS DE HUILA

ANTIALCA – UNIVERSIDAD TADEO LOZANO

CUT BOGOTA-CUNDINAMARCA, HUILA

FUNDACIÓN ORIENTACIÓN ECOLÓGICA

FUNDACIÓN JÓVENES CONSTRUYENDO FUTURO CGTD

COMITÉ DISTRITAL DE VENDEDORES AMBULANTES Y ESTACIONARIOS

SINUCOM-

COMITÉ ESTUDIANTIL DEL SENA

MESA DE TRABAJO DE SICOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD SUR COLOMBIANA

ASOCIACIÓN DE PROFESORES UDEA MEDELLIN

INSTITUTO LATINOAMERICANO DE SERVICIOS LEGALES ALTERNATIVOS ILSA

PLATAFORMA COLOMBIANA DERECHOS HUMANOS DEMOCRACIA Y DESARROLLO

CONFEDERACIÓN DE PROFESIONALES DE LA SALUD COPSA

ORGANIZACION COLOMBIANA DE ESTUDIANTES, OCE

BRIGADAS ANTI IMPERIALISTAS

ASOCIACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA

ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS

CORPORACIÓN REINICIAR –ASAMBLEA PERMANENTE DE LA SOCIEDAD CIVIL POR LA PAZ.

TRIBUNA ROJA

REVISTA DESLINDE

PERIODICO VOZ

COLECTIVO PERIODICO DESDE ABAJO

CEDETRABAJO

CIRCULO DE PERIODISTAS DE CALI

COMITÉ DE ENLACE -UNI COLOMBIA

REVISTA REGENERACIÓN

NUEVA GACETA

PARTIDOS Y MOVIMIENTOS POLÍTICOS:

PARTIDO LIBERAL

POLO DEMOCRATICO

MOVIMIENTO FRENTE SOCIAL Y POLITICO

PARTIDO UNIDAD DEMOCRATICA

MOVIMIENTO OBRERO INDEPENDIENTE REVOLUCIONARIO MOIR

PARTIDO DEL TRABAJO DE COLOMBIA P.T.C.

MOVIMIENTO CIUDADANO

PARTIDO COMUNISTA COLOMBIANO

CORRIENTE SOCIAL FSP

MOVIMIENTO POR LOS DERECHOS DEL PUEBLO

COLECTIVO GUILLERMO MARIN

JUPA Juventud patriótica

JUCO Juventud comunista colombiana

AMILKAR ACOSTA Ex Senador de la República FRANCISCO ROJAS BIRRY Senador de la República JORGE ENRIQUE ROBLEDO Senador de la República LUIS CARLOS AVELLANEDA Senador de la República CARLOS GAVIRIA Senador de la República BERNARDO HOYOS Senador de la República JESÚS BERNAL Senador de la República WILSON BORJA Representante a la Cámara ALEXANDER LOPEZ Representante a la Cámara