En Pereira, el 10 de abril: UN ROTUNDO ÉXITO, EL CONGRESO DE UNIDAD AGROPECUARIA NACIONAL

El evento reunió 73 organizaciones y 478 delegados provenientes de 102 municipios del país En un importante avance para la defensa del sector agropecuario se constituyó el Congreso convocado por Unidad Cafetera y realizado en Pereira el 10 de abril. En dicho evento se acreditaron 478 delegados provenientes de doce departamentos y 102 municipios de Colombia.

Al Congreso llegaron numerosos mensajes de apoyo de diferentes personalidades y organizaciones. Entre los principales, el saludo de Juan Manuel Ospina, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC; los de monseñor José Luis Serna, obispo de El Líbano, y monseñor Héctor Fabio Henao, director de Pastoral Social de la Iglesia Católica; el de Ciro Ramírez, presidente del Comité Intergremial de Norte de Santander y presidente de la junta directiva nacional de Fedecacao; de la Cooperativa Porcícola de Antioquia; del sindicato del Incora, regionales de Cauca y el Viejo Caldas; de la Asociación Nacional de Mujeres Campesinas e Indígenas, Anmucic; de la Asociación Agropecuaria de Gigante, Huila; de la Asociación de Productores de Leche del Quindío; de la Asociación de Productores del Ariari; de la Asociación de Productores de la Cordillera Patiana; de la Asociación de Moreros de Quinchía; y de un buen número de concejos de las zonas cafeteras.

Los asistentes, en representación de 73 organizaciones, entre las cuales cabe mencionar a la ANUC, Fensuagro, Acción Campesina Colombiana, Asociación de Pequeños y Medianos Productores -Asopema-, Federación de Agricultores y Ganaderos del Magdalena Medio -Fedemedio-, Asociación de Agricultores y Ganaderos del Meta -Agameta-, Movimiento Agrario del Cauca, Anmucic, Federación de Ingenieros Agrónomos de Colombia -FIAC-, Asociación Agropecuaria del Huila y la convocante, Unidad Cafetera Nacional, se dividieron en seis comisiones para realizar un juicioso análisis de cada uno de los principales problemas que afectan la producción agropecuaria del país.

Sus puntos de vista se resumieron en la carta enviada al presidente de la República, en la que se le exige una profunda modificación de la política económica para el agro, dado el evidente y ruinoso fracaso del modelo neoliberal.

Digno de resaltar fue el hecho de que un grupo tan heterogéneo depusiera sus diferencias y se comprometiera a unir esfuerzos para conquistar las reivindicaciones centrales del agro en el actual período:

1. Precios de sustentación remunerativos, estables y garantizados por el Estado.

2. Créditos suficientes, oportunos y baratos. Adecuada solución al problema de las deudas.

3. Control al incremento de los costos de producción, y especialmente a los precios de los insumos y a los pagos de impuestos, gravámenes y servicios.

4. Mantenimiento y fortalecimiento de las instituciones estatales de crédito, comercialización, investigación y demás que requiere el sector agropecuario.

5. Modificación de los acuerdos y políticas que facilitan las importaciones agropecuarias, y diseño de una estrategia de protección que garantice el autoabastecimiento nacional.

Como una de sus conclusiones fundamentales, el Congreso constituyó el Consejo Nacional de Unidad Agropecuaria, que se encargará de coordinar las tareas y establecer acercamientos con otras organizaciones. El Consejo quedó constituido así:

Fernando Dorado, por el Movimiento Agrario del Cauca. Fernel Amaya, por la Anuc. Eudoro Álvarez, por Agameta. Carlos Ancízar Rico, por Acción Campesina Colombiana. Jorge Enrique Robledo Castillo, por Unidad Cafetera Orlando Fernández, por la Asociación Agropecuaria del Huila. Nolasco Présiga, por Fensuagro. Hermes Vallejo, por Asopema. Ernesto Clavijo, por Fedemedio.

No sobra advertir que cada organización podrá sustituir a su delegado y continuar con las labores que le sean propias y que considere convenientes.