"LA HERMANDAD ENTRE NUESTROS PARTIDOS ESTÁ BASADA EN UNA INDESCRIPTIBLE POSICIÓN DE PRINCIPIOS"

Publicamos extractos del discurso pronunciado por Carlos Valverde durante el acto de bienvenida a los camaradas noruegos, el 1° de diciembre pasado.

“Colombia es parte integrante de los países sometidos y explotados del Tercer Mundo y gira en la órbita de influencia de los Estados Unidos de América. Su revolución, en las condiciones prevalecientes, sólo puede ser dirigida por la clase obrera; y para colaborar a esta magna tarea los moiristas dedicamos ingentes esfuerzos a la construcción de su autentico partido proletario, armado ideológicamente con el marxismo-leninismo pensamiento de Mao Tse-tung. La causa emancipadora del pueblo colombiano se integra al más poderoso frente de lucha, el de los movimientos de liberación nacional de Asia, África y América Latina”.

“Luego de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos llegaron a la cumbre de su esplendor, convirtiéndose, en el más prepotente de los imperios y arrogándose el derecho de violar territorios y aplastar naciones a lo largo y ancho de los cinco continentes. Sin embargo, ya inició su decadencia y hoy no desempeña el papel preponderante de antaño”. “Los Romanov modernos, mucho más feroces que los antiguos, traicionado las ideas de Lenin, han ocupado el lugar de los Estados Unidos y la Unión Soviética es actualmente el imperialismo más belicoso y expansionista de la Tierra. En 1968 invaden Checoslovaquia para mantener dicha nación bajo su férula; a través de los mercenarios cubanos pisotean el suelo angoleño; utilizan las tropas vietnamitas para adelantar una guerra de exterminio contra Kampuchea y Lao; envían militares y asesores a Etiopía, Libia, Mozambique, Yemen del Sur y Siria, que les sirven de trampolín en sus designios de asaltar África y el Medio Oriente, y con sus propios ejércitos invaden a Afganistán. En Centroamérica pretenden aprovecharse de la centenaria lucha de sus pueblos contra la sojuzgación estadinense, utilizando a Cuba y Nicaragua como puntas de lanza para convertir esa martirizada región en un centro de la contienda que libran las superpotencias por la hegemonía universal.

“Los marxista-leninista debemos fortalecer nuestros vínculos a la más amplia escala y estrechar la solidaridad de todas las fuerzas revolucionarias. Profundos deberes internacionales nos imponen el respeto al derecho de los pueblos a darse el gobierno que a bien tengan, principio sin el cual será imposible la unidad del proletariado. Aquellos que fomentan la agresión de un país contra otro e intervienen en los asuntos internos de los demás, violando sui soberanía nacional, no dejan de ser vulgares chovinistas, aunque actúen en nombre del socialismo.

“La hermandad entre el Partido Comunista Obrero Marxista-Leninista de Noruega y el MOIR esta basada en una indestructible posición de principios. Enfrentamos enemigos comunes y aspiramos conjuntamente a la victoria del socialismo en el mundo entero.

“La visita de los camaradas noruegos coincide con los preparativos que venimos haciendo para conmemorar el centenario de la muerte de Marx. Quien descubriera entre otras tantas verdades los fundamentos del desarrollo social y fundara la primera Asociación Internacional de los Trabajadores, afirmó llana pero certeramente que: “Las sencillas leyes de la moral y de la justicia, que deben presidir las relaciones entre los individuos, sean las leyes supremas de las relaciones entre las naciones”.